ARQUITECTURA SISMO RESISTENTE

BAQ2018 
TEORÍA, HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA, URBANISMO Y EL PAISAJE
ECUADOR
AUTOR: Freddy Giovanni Cisneros Bastidas

No existen “materiales sismo resistentes”, peor aún, “edificaciones sismo resistentes”; es el diseño el que debe ser sismo resistente, pero ese diseño, ha quedado solamente a nivel de la ingeniería estructural y no se lo concibe desde la arquitectura.

En Ecuador, las construcciones se manejan de manera informal, así, la patología constructiva más peligrosa es la que he denominado Patología Social. Este término se refiere a que tanto el propietario, el constructor, el diseñador y la autoridad no tienen clara la noción de seguridad, dejándola inclusive por debajo del factor económico.

El propietario contrata al maestro informal que poco sabe sobre técnicas constructivas; el mal constructor con el fin de recibir un beneficio económico excesivo, utiliza materiales de baja calidad y mano de obra no calificada; el diseñador no produce planos de calidad o con el debido detallamiento requerido para que en obra se produzcan los menores errores posibles y la autoridad simplemente revisa los planos y la obra queda a discreción del dueño y del constructor. En este sentido, tenemos una patología degenerativa que ha provocado colapsos de edificaciones con sismos leves o por el peso propio de la edificación.

La sismo resistencia empieza en la concientización del ser humano y a partir de ese momento, se produce una cadena de aciertos en la toma de decisiones sobre buscar el profesional adecuado para los distintos diseños, los materiales más eficientes a utilizar en la obra, la mano de obra más calificada y cumplir con todos los requisitos legales para que la autoridad al momento de la inspección programada, otorgue los permisos pertinentes de seguridad y confort de la edificación.

El arquitecto debe crear su obra teniendo en cuenta la variable sísmica en sus diseños y, de esta manera, plantear sistemas estructurales y sistemas constructivos con diseño sismo resistente. Esta concepción va de la mano con la parte estética y funcional que son su fortaleza redundando en eficiencia y economía. Cada edificio es nuevo y cada terreno es diferente, en tal razón, no pueden existir edificaciones típicas que se las pueda replicar exactamente en cualquier parte del país. Si la arquitectura y la ingeniería van de la mano durante todo el proceso de diseño, la edificación con cualquier sistema estructural y con cualquier sistema constructivo será sismo resistente teniendo en cuenta los debidos aspectos técnicos y constructivos.

Al ser Ecuador un país con una alta amenaza sísmica, se debe apoyar en países que tienen la misma o mayor amenaza, Chile, México o Japón son los mejores ejemplos a seguir. Estos países no han descartado ningún material constructivo ni sistema estructural, lo que han hecho, ha sido desarrollar arquitectura sismo resistente mediante muros portantes o sistemas livianos.

La segunda ley de Newton habla sobre que la fuerza es igual a la masa por una aceleración; es decir, que la fuerza sísmica equivale a la masa de una edificación multiplicada por la aceleración de la onda sísmica; en conclusión, si una edificación tiene una masa muy baja, la fuerza sísmica también disminuirá.