AUTOPISTA CHARALLAVE CUA, URB. JARDINES DE BETANIA, ESTADO MIRANDA

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
VENEZUELA
LUIS ENRIQUE PEREIRA GONZÁLEZ, FRANCISCO JOSÉ PEREIRA GONZÁLEZ

La Unidad Educativa Estadal “Nelson Mandela” es una edificación de carácter público del Estado Bolivariano de Miranda. Está ubicada en un terreno de 10.000 m2 y posee 4.098 m2 de área de construcción, tiene por objeto proporcionar a los habitantes de la zona espacios para la educación pre-escolar, media,  diversificada y, a su vez, un espacio para el intercambio cultural en donde predominen los valores de igualdad social y calidad de vida.

La Unidad Educativa se implanta en un terreno de topografía plana, frente a la Autopista Intercomunal Charallave-Cua, en la Urbanización Jardines de Betania, de la Parroquia Santa Bárbara, Municipio Tomas Lander, donde la temperatura promedio es de 29°C.  Está conformada por cuatro edificios organizados  bajo el esquema de claustro que permite tener control visual desde cualquier punto del espacio interior y por consiguiente mayor acercamiento y contacto entre los estudiantes, profesores y personal administrativo.

Los espacios de la edificación persiguen además del objetivo funcional de un recinto educativo, influir en el consiente e inconsciente emocional de los usuarios a través del manejo de la escala humana.  Se generan espacios a dobles alturas, amplios y  perspectivas globales que expresan a los usuarios la importancia de la Institución Educativa Estadal. Esta intención arquitectónica  genera a quien los habita que se sientan incluidos y participantes activos  de una infraestructura que se ve y se percibe importante para el desarrollo y progreso de su formación educativa.

El complejo educativo está formado por cuatro cuerpos de estructura en acero, tres de ellos tienen como unidad modular estructural  las dimensiones del aula de clase, esta con capacidad para  38 estudiantes (7,20m x 7,20m). El planteamiento de volados estructurales de la cubierta con cerchas compuestas, permitió obtener grandes espacios a dobles alturas y circulaciones libres de columnas lo que permite la integración visual con el patio central sin interrupción. El sistema estructural se adaptó a los requerimientos arquitectónicos tanto funcionales como emotivos requeridos por la actividad.

La edificación conforma un claustro destinado a actividades deportivas y eventos cívicos culturales, definido en uno de sus bordes por la rampa peatonal de dos tramos. El descanso funciona como pódium, en él se encuentran los símbolos patrios y del Estado, esta condición connota por sus componentes formales y ubicación estratégica; respeto, autoridad y liderazgo. También bordeando el claustro están los edificios destinados a aulas, talleres, laboratorios y comedor, estos se interrelacionan peatonalmente a través de los amplios espacios techados, que se convierten en extensiones del aula,  dotados de bancos de concreto en donde los jóvenes comparten experiencias y se protegen de las condiciones ambientales. 

El control de las condiciones térmicas en los espacios interiores se logra al generar ventilación cruzada en las aulas, talleres y laboratorios. Una Pared de bloques de ventilación permite el flujo de aire fresco y continuo debido que al lado opuesto de ella se diseñó una abertura longitudinal en la parte superior del plano. Las paredes de ventilación del segundo nivel están  precedidas (hacia el exterior) por una fachada ventilada o quiebrasol que evita la insolación directa. Esta condición disminuye considerablemente la carga térmica en la superficie y por consiguiente en el interior de los ambientes.  Otro de los elementos que contribuye  a mejorar la condición ambiental es la altura de la cubierta compuesta por láminas  termo-acústicas y sus prolongados aleros que generan superficies sombreadas. La generación de espacios verdes y arbolados frente a las fachadas este y oeste contribuyen a disminuir la insolación directa sobre la edificación.

 

El programa de actividades se resuelve en dos edificaciones perpendiculares entre sí, de dos niveles, que contienen las  áreas de;  hall de acceso, administración, pre-escolar, servicios, aulas, talleres, laboratorios, biblioteca y sala de computación.  El tercero, de un solo nivel, alberga los espacios destinados a comedor, cocina, depósito y enfermería, y  un cuarto edificio destinado a la cancha de usos múltiples.

Dentro de las bondades arquitectónicas de la Unidad Educativa Estadal Nelson Mandela esta la capacidad de afectar a nuestros sentidos a través del manejo del espacio. Una mera solución funcional disminuye la fantasía y capacidad natural emotiva del ser humano, por tanto un lenguaje arquitectónico que fusione lo funcional y emotivo del espacio, va a modificar la actitud del ser humano contribuyendo a una sana evolución social y cultural del ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *