BIBLIOTECA DE CIENCIAS E INGENIERÍA PUCP

principal

BAQ2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
GANADOR INTERNACIONAL BAQ2016
PERÚ
LLOSA CORTEGANA ARQUITECTOS

La biblioteca siempre ha sido un contenedor de la memoria, de la realidad de una cultura y al mismo tiempo ha sido su refugio. Esta doble condición ha marcado su singularidad.

Implantada en el Campus de la Universidad Católica de Perú, el proyecto surgió de sus circunstancias, de las tensiones y las conexiones con el medio ambiente, de la comunidad, las estructuras prehispánicas preexistentes que dan forma a su figura destajada, perforada, en resumen, un edificio afectado por su entorno.

El extenso programa está confinado en un espacio libre y flexible, respondiendo a la incertidumbre que conlleva una tipología de esta naturaleza en el mundo contemporáneo.

La materialidad de concreto de pigmentación rojiza calibra su masa y permite en aparente oposición su transparencia. Su condición muraria  y su textura; nos remiten a la memoria de los restos prehispánicos circundantes, es así que la masa se orada para construir la mirada, para vincular y afectar el edificio en su relación con el exterior.

La intimidad se construye como experiencia física en la monumentalidad de las escaleras, un espacio vacío desde donde se difumina el exterior y nos permitimos entrar a los distintos niveles del edificio. Los sentidos construyen la realidad a través de nuestra corporeidad, el espacio nos confronta con su escala a partir del manejo de la luz que revelan de alguna manera nuestra presencia.

Desde su forma, la soledad del edificio nos permite generar el espacio público circundante, la superficie del territorio se destaja para crear un manto verde que contiene el interior del piso inferior, ese gesto topográfico y de huella, mantiene arraigado al proyecto con respecto a la mirada de las pre existencias.

Es así que el proyecto indaga en la posibilidad de generar espacios de encuentro desde sus perforaciones y plazas, desde sus escaleras exteriores que se introducen en las rendijas de la superficie, generando patios y recodos públicos. Son los vínculos que se generan lo que le dan sentido a la arquitectura, aquellos que se dan entre las personas, entre el campus universitario y su espacio de estudio, entre la memoria del camino Inca y el complejo prehispánico de Maranga. Queremos pensar que esa es nuestra apuesta por la disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *