CABAÑÓN DLPM

caba_on_dlpm_c

BAQ2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
GANADOR NACIONAL E INTERNACIONAL BAQ2016
ECUADOR
 JUAN CARLOS BAMBA VICENTE / IGNACIO DE TERESA / ALEJANDRO GONZÁLEZ

Delimitar

La casa, en el inicio del encargo, es únicamente un lugar en el que poder pernoctar y observar el jardín; no es ni siquiera una casa de fin de semana, por lo que puede permitirse cuestionar (…) y explorar nuevas relaciones con la pendiente del terreno. La ubicación del proyecto empieza con la elección de dos árboles, entre los que situar un observatorio que conquiste el horizonte. Un árbol queda en el interior, el otro en el exterior; a un lado el camino de los pastores, al otro, una cerca, símbolo de pertenencia.

Mirar

El ascenso hasta el punto de observación se produce, por ello, a partir de un primer dibujo del cliente que lo sitúa en la cubierta de la casa, mediante una rampa quebrada en tramos de diferentes pendientes, que se distancia poco a poco del terreno, hasta llegar a la altura idónea donde poder ver todo el jardín: un observatorio desde el que mirar, sin ser mirado. Mirar lo lejano, el mar y la montaña, conquistar el territorio;  mirar lo cercano, tocar las ramas de los árboles, explorar la naturaleza.

Habitar

El plano horizontal plano es un artificio del ser humano, que ha cobrado importancia hasta llegar a ser imprescindible en el territorio doméstico. No existe ninguna superficie totalmente horizontal que sea natural y habitable. El programa se alinea mediante planos inclinados que continúan con la pendiente del terreno generando tres cubiertas superpuestas. Las rampas se agujerean para poder habitar los puntos de quiebro entre planos. La casa se plantea explorar la rampa e intentar habitarla. El habitar, el dormir, el comer, el trabajar y el jugar, construyen el espacio en una relación poética entre el interior y el exterior.

Recorrer

El recorrido de la casa es continuo, desprovisto de barreras y repleto de atajos. Sin límites, sólo planos inclinados y desplazados, que mantienen la continuidad física y visual. Circulaciones paralelas, recorridos internos de la casa y recorridos externos, donde subir y bajar forman parte del mismo. El espacio se comprime y se dilata, se abre y se cierra, aparece y desaparece, un recorrido entorno al núcleo central de servicio que otorga, a cada espacio, identidad propia.

Construir

La flexibilidad y ligereza de la caña, el velo del policarbonato, los reflejos del vidrio, la contención del hormigón, el tacto del ladrillo, la seguridad de la malla, y la permanencia de la piedra. Una casa expuesta y dispuesta: expuesta al clima, al tiempo, y al habitar; dispuesta a aprovechar los recursos naturales y reciclar aquello que se consume.

Jugar

La casa-mueble, útil, necesaria, adaptable y flexible. Los muebles como mecanismos que construyen la casa a medida. Para el niño, la casa es su escenario de juegos. Sin reglas, sin restricciones, solo niveles de dificultad que le acompañaran a lo largo de las diferentes etapas de su infancia. El columpio, el trampolín, la soga, la escalera y la rampa, son dispositivos lúdicos con los que experimentar el habitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *