CAMPAÑA DE MANTENIMIENTO EDIFICACIONES PATRIMONIALES DE SAN ROQUE 2013 2014

 

BAQ2018 
TEORÍA, HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA, URBANISMO Y EL PAISAJE
ECUADOR
AUTOR: Fausto Cardoso Martínez

“CAMPAÑA DE MANTENIMIENTO: EDIFICACIONES PATRIMONIALES DE SAN ROQUE 2013-2014”

 

Esta publicación plasma el trabajo desarrollado en el Barrio tradicional de San Roque de Cuenca – Ecuador, en el proceso de aplicación de la campaña de mantenimiento, acción que nacen de entender el poder del trabajo colectivo, su subsistencia inocultable y de insertarlo como una moderna e imaginativa forma de emprendimiento, en la que se unen varios actores más allá de ser miembros de una comunidad para cumplir con el interés común de cuidar el patrimonio heredado.  La experiencia de las campañas de mantenimiento son experiencias antiguas y nacientes. Antiguas porque se conectan con formas de colaboración social organizadas que vienen de tiempos inmemoriales, conocidas en el mundo andino con el nombre de mingas, pero sin duda existentes en casi todos los lugares del planeta; y, nacientes porque de la misma manera las sociedades contemporáneas se fortalecen cuando toman de sus propias raíces la esencia para su modernidad.

Los barrios de San Roque y El Vado fueron seleccionados como áreas de estudio, luego de un proceso de varios debates internos en los años 2009 y 2010 desarrollados por el proyecto vlirCPM. La decisión final de trabajar en San Roque se debió a dos factores fundamentales: el rol que la Iglesia podía ejercer en el proceso de organización de la comunidad y la mayor disponibilidad de los vecinos a participar en este proceso. Luego, por razones estrictamente operativas, se seleccionó para la intervención el manzano de forma triangular que responde a la evolución histórica de las vías de la ciudad.

Las campañas de mantenimiento implican acciones que involucran esfuerzos colectivos en las que se puede identificar un interés social compartido; no está en el concepto de la Campaña de mantenimiento, la idea de restaurar, renovar, reciclar o readecuar; términos con los que con frecuencia se califican diversas intervenciones en el patrimonio. Tampoco está en su espíritu de intervención la idea de embellecer, maquillar o esconder las secuelas del tiempo. Pese a ello, el mantenimiento puede tener diversos grados de profundidad que tocan uno y otro extremo, con una gama aún muy amplia de acciones.

Mantener, en efecto, puede significar solamente acciones de limpieza para restituir la eficiencia del funcionamiento de trampas y ductos de agua, hasta el cambio de ciertos elementos estructurales de cubiertas que impliquen un trabajo más radical y profundo.

El mantenimiento se rige por el principio de prolongar, mediante la aplicación de pequeñas y sistemáticas intervenciones, el tiempo de vida de un edificio. Este principio es el determinante de la acción de mantenimiento y aunque es cierto que, en algunos casos, el trabajo de mantenimiento puede acercarse a uno de los dos extremos, sin embargo, este tipo de acciones, en general, deben ser consideradas como excepcionales.

 

LINK:

http://dspace.ucuenca.edu.ec/handle/123456789/28721