CASA 90

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COSTA RICA
Autor: Eric Brewer. Colaboradores: Martina Centeno, Lismar López, Silvana González, Delta Gómez. 

La propiedad está ubicada en San José de Costa Rica, en una urbanización donde los lotes están ubicados entorno a una cancha profesional de Golf, en medio de amplias zonas verdes con vistas panorámicas hacia las montañas del valle de Santa Ana.

La implantación de la casa está dictada por la situación del lote, dos viviendas a los lados, una calle principal al frente, y los campo de golf al fondo. El proyecto se organiza en dos niveles, en el primero las áreas sociales y servicios, y en el segundo las áreas privadas; los espacios se orientan en el sentido Noreste (calle de acceso) – Suroeste (campos de golf), en función de obtener las mejores visuales. En la composición se distinguen cuatro volúmenes donde se distribuye el programa y que dan lugar a un juego de alturas y volados entre sí, conectados por un volumen de vidrio que los articula desde el punto de vista formal y espacial.

El acceso a la casa se da a través de un camino de losetas de concreto sobre un espejo de agua que rematan en la puerta principal y un muro vegetal. Una vez dentro tenemos el vestíbulo: un espacio acristalado a doble altura que contiene la escalera y articula los dos niveles de la casa. En la planta baja se encuentra el comedor, la sala de estar y la cocina, estos ambientes fluyen en una planta libre de altura considerable y se abren completamente sobre el jardín y la piscina, integrando el exterior al interior. En un volumen más cerrado, en este mismo nivel, se ubican el garaje y la zona de servicio, y del lado derecho una habitación de huéspedes.

Tomando las escaleras al segundo nivel, nos encontramos con el estar familiar, ubicado entre los dos volúmenes de concreto, a la izquierda orientado hacia el noreste, se encuentra el gimnasio que abre hacia una amplia terraza verde, y hacia el suroeste está la habitación principal, un espacio amplio de altura y media, definido entre dos muros de concreto que goza de gran claridad y vistas panorámicas debido a la fachada acristalada a toda la altura. En el baño principal contiguo a la habitación, aprovechando el espacio de la terraza, se diseñó una ducha exterior con un tamiz que genera privacidad pero que su vez permite gozar de la condición de estar al aire libre.

En este mismo nivel, a la derecha, se ubican el resto de las habitaciones las cuales gozan de las mismas condiciones de altura, luz y visuales, todas con cómodas terrazas que permiten a los habitantes disfrutar y explayarse en el  paisaje natural que los rodea.

En este proyecto se persiguió desde el principio una imagen de arquitectura contemporánea a través del uso honesto e inteligente de los materiales: el acero en los detalles constructivos, el vidrio en los grandes ventanales de más de 5 m de altura que permiten el disfrute pleno de las visuales, la luz natural, la sensación de amplitud y la integración del entorno natural al interior de la casa. Y por último, el concreto en obra limpia, en la estructura y las grandes pantallas, que permitió tener las amplias luces y volados, además de agregar un carácter único y moderno a la construcción.