CASA A-P

Casa A-P Portada - Copy

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
MARCELO BANDERAS

La hibridación como estrategia arquitectónica reconoce la importancia de aproximaciones en diseño que respondan a la realidad heterogenia de la sociedad y de las capas históricas y topográficas del entorno físico y ambiental contemporáneo.

La ciudad de Quito y la arquitectura vinculada a ésta, desde su colonización española es el resultado de un cruce socio-cultural y étnico, el cual registra la esencia y el potencial de la ciudad contemporánea.Con la colonización y la introducción del damero urbano por parte de los españoles se inició un proceso que establece el marco organizativo bidimensional en un entorno topográfico de montañas, quebradas, volcanes y valles.

El damero del casco colonial se organiza mediante una retícula de 20 por 50 metros. Esta organización reticular que parte de una estructura rígida que define el lote de la casa patio colonial y republicana. Con el paso del tiempo y el proceso de alteración de la retícula original, existe tanto una huella de memoria colectiva como una tipología organizativa muy apropiada para responder a la realidad contemporánea de Quito, donde se combinan huellas del casco colonial, el desarrollo de la ciudad jardín de fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, junto con el suburbio residencial contemporáneo en los valles de Quito.

La casa A-P es un híbrido tipológico de:

La Casa A-P es una hibridación tipológica que enlaza fluidez espacial interior y exterior con la privacidad e introversión de la casa patio. De esta manera se responde a la naturaleza del usuario contemporáneo que busca una conexión amplia con el entorno natural y un nivel de privacidad que evite el límite de bordes espaciales del patio tradicional. De igual manera, este híbrido permite que la fluidez espacial responda tanto a un lote que cuenta con un buen número de árboles en el terreno, junto con un borde urbano agresivo, ya que la casa a pesar de estar ubicada en una urbanización privada, colinda en su costado oriental con una vía de alto tránsito.

Con estas condiciones, tanto programáticas como de contexto se desarrolla la casa, a la cual se ingresa por un frente angosto y que a través de una serie de pre-patios laterales busca generar una secuencia espacial, la cual, acompañada de un borde de vegetación y de agua, articule el ingreso a la casa en un punto intermedio del lote.

En este punto se abre una puerta-portal de escala amplia donde el usuario encuentra un zaguán interior para descubrir el patio principal, el mismo que cuenta con una pileta abstracta en la esquina noroccidental. Este espacio funciona como corazón organizativo entre las áreas sociales y privadas. De esta manera, el patio invita a un recorrido interno a través de una galería vidriada que remata en el costado social en un “porche” frontal y lateral que es el enlace tipológico con la casa aislada suburbana, donde el jardín penetra por medio de perforaciones en la losa que busca una relación ligera, tanto en la base que evita el contacto físico con el suelo y una pérgola metálica liviana donde se encuentra la chimenea que ha salido del centro introvertido de la casa tradicional, para encontrarse en un punto que oscila entre interior y exterior, entre sala y dormitorio principal, entre pasado y presente, marcando un posible futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *