CASA CANTO DOS VENTOS

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
Autores: Joaquim Gonçalves. Colaboradores: Valéria Miranda, Vanessa Mota, Paisagista Luís Simas.

El Cristal en el Parque Nacional Chapada Diamantina.
Canto dos Ventos, es una casa en el Valle de Capão, un valle y un pueblo en el Parque Nacional Chapada Diamantina, construido sobre un terreno de 21.000 m² de colinas verdes, con vistas a Morro Branco y los valles verdes, que son visibles desde muchas áreas de la casa. Sus características incluyen techos altos, chimeneas y una cocina de planta abierta con un elegante comedor. Una terraza ofrece una vista perfecta de la parte trasera y del jardín delantero, así como la magnífica vista del valle.
El diseño priorizó el mejor lugar en el sitio para el edificio. En el proceso, comprendimos la pendiente del sitio, la vegetación existente, con algunos árboles grandes, y las vistas de Morro Branco. Todos esos elementos preciosos son considerados en la concepción del diseño. Moldeamos el diseño y lo adaptamos al ambiente.
La construcción de la casa en dos niveles se ajustó a la pendiente y “descansó” en ella. Las habitaciones se abren o se separan, se piensa que están lado a lado, de manera continua, horizontalmente, lo que crea cierta separación al tiempo que mantiene una sensación de apertura, siguiendo las necesidades de la familia u otros requisitos. De esta manera, el volumen se incorporó al terreno y al paisaje, obedeciendo a una organización racional de los espacios, dando a la arquitectura de la casa, luminosidad y transparencia, abierta hacia el valle.
El sistema constructivo de acero: pilares, vigas y losas de cubierta de acero, permitió la reducción del costo y el tiempo de la obra (el montaje duró 15 días). Aparece la estructura y muestra el método constructivo y la expresión formal de la arquitectura.
La estética perseguida fue con marcos de madera y paneles de vidrios transparentes, que aportan la luz natural de las fachadas abiertas, proporcionando brillo y transparencia al espacio interior. Balcones y aleros protegen las fachadas y el espacio interior de la lluvia o el viento.
Además del acero y la madera, se utilizaron otros materiales, en su mayoría materiales locales, como las piedras aparentes o los ladrillos.
La casa emerge del sitio, evocando la diversidad mineral de la región, ¡como un cristal en Chapada!