CASA DOS AL CUBO

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
Autor: Juan Felipe Aristizabal. Colaborador: Rafael Rodríguez. 

El desafío a resolver en esta casa de campo, ubicada a una hora de Bogotá, se basó en la necesidad de albergar a diferentes miembros de una misma familia, con gustos y número de integrantes diversos, permitiendo la utilización de la casa en diferentes configuraciones.

Como resultado, se planteó un proyecto basado en módulos en dos niveles y direcciones, conectados por su estructura metálica. Teniendo en cuenta la topografía y localización del lote, se ubicaron las actividades sociales en un primer nivel y las privadas en segundo nivel. Los tres módulos superiores corresponden a las habitaciones, las cuales tienen una configuración que permite alojar un número importante de personas y, además poderse subdividir según el horario de utilización. Por estar suspendidos entre la cota superior del terreno y un borde de los módulos sociales, el espacio inferior resultante permite albergar actividades complementarias como salón de juegos, baños, ropas y depósitos; y a su vez  la cubierta de estos dos módulos inferiores se convierte en grandes terrazas para las habitaciones.

La superposición, rotación y desplazamiento en los módulos genera una implantación particular donde llenos y vacíos dan acceso, ventilación, iluminación y privacidad a cada espacio,  invitando a recorrer la casa a través de espacios exteriores articuladores que complementan las áreas útiles del proyecto, logrando una interacción de la casa con su entorno.

La estructura metálica a la vista, grandes ventanas y materiales cálidos definen una estética innovadora, moderna y sobria.

En este proyecto se replantea el concepto tradicional de casa entendido como un gran espacio con actividades internas. Es así, como no existe un único ingreso principal, sino que dependiendo de la utilización que se le vaya a dar a la casa se habilitan espacios que suplan los requerimientos puntuales.

Las aguas lluvias que caen en las cubiertas de las habitaciones y los módulos sociales, son recolectadas en un gran tanque, ubicado bajo uno de los depósitos para ser utilizada en diferentes actividades de la casa.

El cambio de niveles le aporta dinamismo a las actividades de la casa y a su estética arquitectónica.