CASA GABRIELA

cg_b

BAQ2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
GANADOR INTERNACIONAL BAQ2016
MÉXICO
TACO. TALLER DE ARQUITECTURA CONTEXTUAL

Casa Gabriela es una vivienda unifamiliar de 85m2 para una mujer soltera con problemas moderados de cleptofobia; ubicada en una zona en proceso de desarrollo urbano dentro de la ciudad de Mérida, al sureste de México. El clima de la región es cálido subhúmedo.

El objetivo fue dotar al usuario de un refugio sereno y práctico, con consideraciones de seguridad, confort térmico y eficiencia energética, así como un bajo costo de construcción, mantenimiento y operación.

La casa se remete francamente con respecto a la calle para generar una plazoleta que fue diseñada a manera de espacio público, con la finalidad de producir un uso hacia la vialidad; una característica de la arquitectura regional que contribuye a la seguridad de sus vecindarios. Este espacio es el preámbulo para el acceso a la vivienda, la cual se acentúa con un jardín acuático que funciona como controlador de mosquitos, mismo que interactúa con las áreas sociales del interior, especialmente con el vestíbulo de acceso.

Los espacios se pensaron desde la experiencia sensorial a través de las secuencias y las transiciones. El programa arquitectónico considera un área social donde convergen cocina, estancia y comedor; una zona de servicios al centro en donde se ubicaron el baño y el clóset de lavado; y finalmente una recámara. Todas las zonas cuentan con terrazas traseras semi-exteriores que se perciben como extensiones de las mismas, desde donde se llega al jardín trasero y al patio abierto de la azotea.

El clima regional admite que varios vanos se cierren únicamente con tela mosquitero, logrando una ventilación natural constante. Las dobles alturas tienen aperturas cenitales que evacúan el aire caliente, manteniendo el confort térmico interior.

El sistema constructivo es el más común de la zona, a base de bloques, viguetas y bovedillas de cemento. Éste se manifiesta en el lecho inferior de las losas que cubren las dobles alturas. Los techos bajos están aislados térmicamente con paneles de poliestireno.  Las celosías de cemento vibro-comprimido protegen el interior de la vivienda de la insolación, la lluvia, el vandalismo y de los huracanes.

Los acabados arquitectónicos son aparentes. Los pisos son de concreto desbastado, al igual que las placas pre-coladas en sitio con las que se ensambló el mobiliario fijo. Los muros y plafones bajos tienen un estuco a base de cemento impermeable bruñido.

La vegetación propuesta está conformada por especies endémicas que atraen aves silvestres, y por otras para consumo humano.

El color se percibe en los umbrales de acceso frontal y posterior, en el mobiliario y en los accesorios funcionales de la casa. Estos se eligieron a partir de una gama extraída artesanías de la cultura local, así como por su capacidad de dialogar con las tonalidades de las distintas floraciones del jardín.

El proyecto se realizó bajo un esquema de trabajo integral, el cual incluyó el diseño arquitectónico, interiorismo, diseño de mobiliario y paisajismo; así como la construcción y ejecución de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *