CASA ILALÓ

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
Autor: Santiago Jácome Montenegro. 

Casa Ilaló, se encuentra ubicada en el nuevo polo de crecimiento oriental de la ciudad de Quito en la parroquia de Tumbaco, barrio la Cerámica, sector nueva ruta viva. La vivienda de dos niveles con área de construcción útil de 283,15m2 en un terreno de 1108m2, rodeado de contexto campestre, suburbano en proceso de desarrollo residencial y caracterizado por un clima confortable.

El terreno presenta una conexión visual importante hacia el este con el cero Ilaló referente natural, que definió la implantación arquitectónica de la vivienda donde la mayoría de sus espacios tienen vistas predominantes hacia el Ilaló. Otro elemento determinante en la implantación de la vivienda fue el respetar el árbol de Guabo existente en el terreno que por su ubicación y  gran follaje se convierte en un elemento natural, sobre el cual el partido arquitectónico logra crear una geometría escalonada, siendo el árbol de Guabo el protagonista principal de paisajismo y jardín posterior.

La vivienda unifamiliar se desarrolla en dos niveles: planta baja, con un dormitorio simple con baño privado, cocina, comedor, sala interior, sala exterior, dormitorio máster con baño y walking closet, lavandería, bodega, estacionamientos para dos vehículos, cuarto de máquinas y áreas verdes con 615m2. El segundo piso con sala familiar TV y dos dormitorios que comparten un baño.

El diseño de la casa se caracteriza por un gran volumen arquitectónico central en hormigón armado, visto a doble altura de 5mts donde funciona el ambiente social; es también articulador de todos los espacios de la residencia. Este volumen destaca la  puerta de ingreso en color roja metálica de 2,50mts altura x 2,20mts de ancho siendo el elemento contrastante. La materialidad del proyecto fusiona elementos constructivos entre vigas y cubierta deck metálico con mamposterías portantes en hormigón visto que en conjunto logran producir una imagen industrial pero ambientados a una escala y confort residencial.

El proyecto logra equilibrar la funcionalidad de sus espacios como con su aspecto formal, mientras que el elemento protagonista formal de la residencia tanto al interior como exterior, es la expresión del hormigón visto como acabado final, además que es un material noble en su conservación y mantenimiento. La orientación de la casa también fue clave en mejorar el confort interior, evitando que los ventanales estén orientados directamente al oeste, en recibir los rayos solares. El giro que hace la casa a 45 grados logra reducir sustancialmente la absorción de temperatura durante el día, provocando que todos sus ambientes interiores sean agradables y confortables. Las jardineras seccionales perimetrales también logran complementarse con las diferentes volumetrías  tanto los sólidos blancos como los de hormigón visto que configuran la residencia.