CASA LA MONTAÑA

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
VENEZUELA
AUTORES: René Pirela González, Bernardo Beieris, Aarón Guzmán Citti, René Daniel Pirela Sojo.

La edificación Implantada sobre un terreno en las inmediaciones selváticas  y montañosas del Parque Nacional Henri Pittier, cuyas visuales, desde su ubicación norte, exceden los límites de la ciudad de Maracay hasta el extenso lago de los Tacariguas.

El proyecto representaba un importante desafío por tratarse de una gran inversión en un contexto social, económico y  político de total incertidumbre en el que todo resultaba un esfuerzo titánico; pero fue también la oportunidad de demostrar que es posible obtener resultados concretos y arquitectónicamente significativos aún con todas las variables en contra.

Considerando la privilegiada ubicación, la propuesta se centró en las vistas hacia el Lago y el Parque Nacional circundante, con la intención de generar un diálogo con el entorno que al mismo tiempo destacara una sencilla y clara volumetría. Los espacios internos de la casa se integran y conectan sin tabiques y sus ámbitos son diferenciados por alturas.

Se despliegan materiales nobles (hormigón, madera y la piedra que abunda en esta zona aluvial) o suntuosos, como el mármol de la sala. Todo acontece en la planta libre principal, cuyo espacio en doble altura, capaz de atraer la mirada hacia las habitaciones del nivel superior, produce sugestivos   efectos escenográficos.

El efecto espectacular se acentúa desde la sala, rodeada de vidrieras que permiten el reconocimiento visual del entorno inmediato y el disfrute de volúmenes suspendidos en equilibrio estático, convivientes con un espejo de agua de 18 x 7 x 0.30 m, cuyo final es una cascada que funge de telón de fondo, al tiempo que resuelve el área techada de los estacionamientos y define la fachada de la zona de servicios.

La habitación del chofer, el nivel estacionamiento, la sala de seguridad, el nivel intermedio, la terraza (mirador) y el nivel superior, pueden conectarse con un elevador, recibido por el jardín superior que lo conforma y que define un gran muro de contención, articulado con la arquitectura exterior.

Es una construcción híbrida, con estructura de hormigón reforzado y acero estructural en forma de láminas de alta resistencia dobladas en frío, revestida y soportada con 4 tirantes principales, anclados en los ejes transversales 3 y 4.  Su diseño no esconde el prolongado eje longitudinal, claramente manifiesto en la planta de techos tendiente a la simetría bilateral, que produce un fuerte contraste con las formas arbóreas del entorno.

A pesar de su vigorosa apariencia, es un diseño volumétricamente aislado, pensado para ser vivido con la naturaleza circundante, sin competir con las edificaciones del entorno. Se ha tenido muy en cuenta el aspecto contemplativo, procurando una experiencia de serenidad y paz. La planta alta tiene cuatro habitaciones con servicio de sanitarios incorporado y una habitación principal con vistiere y baño. Lo más resaltante del nivel superior quizás sea la forma en que se conjugan las visuales interiores de la casa con las exteriores, particularmente en la transparencia entre el estar de televisión y los espacios sociales, conectados en diferentes planos horizontales, que generan sensaciones de ligereza y flotabilidad tanto en el interior como en el exterior.