CASA MER

CASA MER

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
SANTIAGO SARGIOTTI

 

Paradójicamente la construcción de tinglados en Argentina es tan familiar a la ciudad como al campo. Su facilidad de ejecución y la práctica adquirida por los constructores de estas estructuras, los han repartido por todo el país y sus climas, con cubiertas parabólicas o a dos aguas que tienen la eficiencia de devolver toda su masa en espacio interior. Paradójicamente también, la forma de cabaña a dos aguas, con cubiertas de inclinación pronunciada, es tan asociada a la ‘casa de montaña’ como a los horizontes de la pampa en las construcciones pragmáticas de silos, depósitos o graneros. Pampa de la que provienen los futuros habitantes de esta casa ‘de montaña’ en Carlos Paz. Desde un paisaje cuyo mayor valor es la inmensidad de planicie y cuya presencia construida más habitual es la de los graneros o silos de ‘chapa de zinc’.

De este modo, la casa propuesta, abusa de tales paradojas para plantearse como puente de referencias equívocas. Intenta usar lo mejor de la tradición de los galpones/graneros en cuanto al aprovechamiento integral de cada metro cúbico de la construcción, a la vez que ser resuelta toda con un mismo material y en tiempos acotados. Buscando, de alguna forma, emparentar esos dos paisajes construidos en una misma acción.

Con un programa que debía contener una pareja y la visita esporádica de 4 parejas de hijos y sus nietos, requería de una cierta flexibilidad su modo de ser usada. Debía extenderse y contraerse de acuerdo a las circunstancias, y necesitaba, considerando la edad y la salud de sus propietarios, que pudieran hacer uso de toda la casa sin escaleras (nada fácil, considerando que el terreno tenía un importante desnivel original).

El terreno a disposición, ubicado en un barrio de chalets algo pretenciosos y topografía accidentada, es de forma rectangular irregular con la mayor apertura visual por lejanía y por topografía hacia el lateral Norte. En el sentido longitudinal, el desnivel del mismo es de nueve metros desde la calle hacia el fondo. Para poder “apoyar” la construcción metálica, se decidió ajustar el terreno a un horizonte al nivel de la vereda mediante la construcción de una losa única que comienza siendo platea de fundación y termina como losa en voladizo sobre un espacio para cocheras. Hacia el fondo, este modelado del terreno se completa con una piscina en voladizo.

Sobre esta losa se desarrolla la casa propiamente dicha. El galpón (al decir de sus vecinos) es una estructura metálica única cuya cumbrera longitudinal se quiebra para seguir la tangente del terreno natural en la altura indicada por normativa. Dicho quiebre más la anexión de un volumen en voladizo (mirador/estar/comedor, etc) y un pequeño chanfle sobre el ingreso hacen percibir la totalidad del cuerpo construido como una masa homogénea (por su materialidad) pero de forma irregular y compleja, salvo hacia el fondo donde se presenta con el tímpano literal de la casa de montaña (o de silo) El mismo volumen aloja en la parte posterior un quincho de cerramiento en chapa sinusoidal de policarbonato que puede ser abierto totalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *