CASA PLAZA

CASA PLAZA

BAQ 2018
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
URUGUAY
AUTORES: Juan Martín Minassian, Javier Minassian, Matias Coello

El proyecto consistió  en  transformar  una  pequeña vivienda desarrollada en un solo nivel frente a la Plaza de los Olímpicos en el barrio Malvín. Un espacio dinámico condensador de variadas actividades vecinales, teniendo como objetivo cumplir con las obligaciones solicitadas realizando las menores operaciones posibles con un presupuesto determinado,  en una vivienda que sufrió sucesivas reformas, las cuales ocupaban casi la totalidad del predio.

La parcela, un pequeño lote entre medianeras  de 7,40 metros de ancho y 22,50 metros de profundidad dentro de una propiedad horizontal, no poseía ninguna construcción con valor patrimonial, tiene al sur la plaza  y una vivienda al norte.

La transformación se definió a partir de cuatro operaciones, un nuevo volumen en planta alta, vaciar al norte y reutilizar los muros cerámicos portantes para construir la menor cantidad de muros nuevos.

Desarrollamos una organización vertical de forma análoga al árbol, la altura de la nueva construcción responde al paisaje arbolado de la plaza buscando un equilibrio en la relación vació-lleno, vinculando lo nuevo y lo existente con distintas texturas.

En planta baja sobre la vivienda existente se mantuvieron todos los muros portantes y quitamos un dormitorio al norte para abrir un patio que permitiese regular la cercanía con la unidad posterior y tambien generar ventilación cruzada y asoleamiento al norte. Reutilizamos el revoque Balai como textura, técnica muy extendida y conocida por el personal obrero que se utilizó por su bajo costo y facilidad de aplicación; contrastando con la celosía de madera del nuevo volumen.

En planta alta ocupamos la mitad de predio de forma longitudinal, generando una terraza/mirador elevada sobre la plaza y permitiendo separarnos de la unidad posterior, sobre el Oeste el muro medianero de 7,0 metros de altura de la vivienda lindera estructura la nueva pieza en donde los locales interiores se orientan hacia la terraza.

La celosía en madera dura densa establece una fachada dinámica, sencilla de sustituir la cual envejecerá con el paso del tiempo. Se transforma en una piel que se contrae o dilata, regulando la privacidad tamizando la luz y las experiencias. También regula la incidencia solar, arrojando sombra sobre los planos vidriados en verano o plegándose para recibir radiación solar  en invierno.

La climatización se desarrolla de forma sencilla y económica a través de una buena gestión de la circulación de aire y el asolamiento. La cubierta se horada con tragaluces, una sobre el baño y otro sobre la caja de escalera, funcionan como chimeneas de ventilación, permitiendo que la casa esté constantemente ventilada. La terraza recompone un plano continuo que absorbe las distintas altimetrías producto de un sin número de ampliaciones sobre la residencia preexistente lo que permite generar una cámara ventilada por la cual circula aire continuamente, evitando la radiación directa sobre la cubierta de los programas sociales.

Materialmente dialogan técnicas, métodos  y lenguajes tradicionales con sistema actuales. Las celosías de madera, la puerta de gran altura, la escalera de hierro, los lucernarios, forman parte de un lenguaje arquitectónico cotidiano, que se intenta poner en valor.