CASA TALLER KSG

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
AUTORES: Anuar Gresati Nahed, Jorge Luis Hernández Silva, Edgar Soltero, Fernanda Castiello, Karen Centeno, Pastora Camarena, Luis Armando Castellanos Sainz.
 
El proyecto parte de dos elementos, uno el sitio y el otro los usuarios. La construcción está ubicada en una vieja colonia de la Ciudad de Guadalajara donde se localizan zonas accidentadas, con largas cañadas y muchos desniveles. El terreno es rectangular, por un lado da a la calle y en el fondo bordea a una barranca en donde se ubica un árbol gigantesco emplazado a un nivel completo bajo la calle. La casa debería tener dos usos, uno para un taller y el otro como vivienda; cabe mencionar que los propietarios son de ascendencia japonesa, por lo que la casa debería de ser muy respetuosa de sus costumbres, cuidando cautelosamente las características espaciales.
 
El concepto de la casa aglutina ambos aspectos, proponiendo dos cajas que se emplazan sutilmente sobre el terreno a diferente nivel, a la calle, sobre el acceso de los autos, se encuentra el taller que es un espacio generoso con un estudio entre solado, el otro volumen (en color blanco) refiere a la casa que está distribuida en dos niveles, uno el área social que abraza una terraza a doble altura, para permitir recibir el cobijo del gran árbol que ya existía en el sitio, en la segunda planta se encuentran las recámaras con un pequeño pasillo que conecta hacia el mezzanine del taller.

El concepto lo dividimos en tres facetas: lo que es su estructura, lo que es su funcionamiento y lo que es su forma. El funcionamiento debe responder a la circulación de los espacios independientes que a su vez son conectados por dos gen kan (área tradicional de ingreso japonés) uno proviene de los autos y el otro del nivel de la calle para las visitas, este elemento neutro que se encuentra entre dos volúmenes está recubierto en madera y vincula a un patio central que convive con todas las actividades de la casa.

La estructura se forjó en base a una viga “H” de 35×35 que arma las cajas y permite dejar grandes espacios abiertos y forrar los volúmenes blanco y negro de lámina acanalada. Y por último el concepto formal que es evidente, en donde las cajas blanca y negra que muestran su uso conectadas por una pequeña caja de madera.