CENTRO CULTURAL DEL BICENTENARIO

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ARGENTINA
BARES / BARES / BARES / BECKER / FERRARI / SCHNACK

Ante la problemática que planteó el concurso, se propuso construir una nueva pieza urbana, un espacio cívico  con valor e identidad propia que revierta la condición de fragmentación y deterioro del área quizás la más emblemática de la ciudad, transformándola en un nodo cultural convocante, vínculo entre el casco histórico y el área de Puerto Madero.

Por otro lado se planteó la reconversión de un edificio iconográfico de la historia de la ciudad. Un testigo de otros tiempos, que se transformó a partir de este proyecto, en un símbolo de la cultura de hoy.

El área que nos ocupó está situada entre el denso tejido urbano tradicional y la reciente área de recuperación costera sobre el río de la Plata: Puerto Madero. Formaba parte, como los terrenos del Puerto, de los sucesivos rellenos con que la ciudad se extendió sobre el río, aspirando a convertir cada avance en paseo / balcón sobre la inmensidad natural, pero sin lograrlo jamás.

El edificio-ciudad.

El edificio de Correos fue pensado como objeto, cerrado en si mismo. Nuestra propuesta entiende el nuevo Centro Cultural del Bicentenario como una pieza clave en la conformación espacial del nuevo Parque Urbano, convirtiendo al viejo Correo en un edificio activo, permeable y vibrante que se integra con la ciudad a partir un plano de uso desdoblado en varios niveles que conduce a los transeúntes desde el parque y la ciudad al centro del edificio transformando su condición inicial de edificio-objeto en edificio-ciudad.

Forma: Proporción y espacio

Nos encontramos con un edificio académico de valor histórico y patrimonial cuya “envolvente” debe mantenerse. Es decir: su aspecto visual representativo, que indica órdenes, simetría, planos, aristas y ausencia de reflexión sobre el “espacio” en sentido moderno, se preserva íntegramente tanto en su exterior como en las áreas ceremoniales o palaciegas del interior (el tercio del edificio sobre calle Sarmiento).

En la parte posterior del prisma edilicio (dos tercios del edificio sobre calle Corrientes), aquella que por sus funciones técnicas originales se materializa con una arquitectura y una tecnología de tipo industrial permite una intervención mayor generando el vacío necesario para la localización de los programas arquitectónicos contemporáneos. En el se insertan diversas funciones y múltiples espacios como salas de museo de distinto tamaño y forma, que permiten albergar las variadas producciones del arte contemporáneo; salas de música sinfónica y música de cámara, restaurantes -galería, etc.

Los nuevos espacios generan un fuerte contraste con el cierre perimetral existente, que se preserva en forma integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *