CENTRO DE EXPOSICIONES Y CONGRESOS

FOTO SELECCIONADA

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
FACULTAD DE ARQUITECTURA, COORDINACIÓN DE VINCULACIÓN, NICOLÁS VÁZQUEZ HERRMANN

El Recinto Ferial de Ciudad Universitaria es un edificio diseñado para realizar eventos masivos de carácter temporal. Como tal, el proyecto responde a una serie de criterios planteados por clientes –directos e indirectos de la propia UNAM- dirigidos a la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos, quienes, en compañía de la Dirección General de Obras y Conservación, se acercaron a la Facultad de Arquitectura externando sus inquietudes y estableciendo los requerimientos de programa, para así realizar de manera conjunta este ambicioso proyecto. El desarrollo de éste se instrumenta desde la Coordinación de Vinculación de la Facultad de Arquitectura.

Dentro de un predio de 11,450.3 m2 ubicado en el extremo sur de Ciudad Universitaria, el proyecto se desarrolla en 8, 316.7 m2 construidos y 5,302.4 m2 de áreas exteriores.  El esquema del proyecto es definido por dos condiciones preexistentes del terreno: la restricción de 25 m del derecho de vía de una línea de alta tensión que atraviesa en dirección oriente-poniente, y la inmediatez de la Reserva Ecológica de la UNAM al norte y al poniente; estas condiciones derivan a un proyecto con arquitectura transparente, respetuosa, y con una vocación de apertura y permeabilidad hacia el paisaje. La topografía con afloramientos rocosos y vegetación son característicos del Pedregal de San Ángel.

El concepto del edificio de desprende de la idea de generar un ágora a cubierto que, por medio de una estructura de acero, permita liberar un espacio sin apoyos e interrupciones para poder llevar a cabo eventos como ferias, congresos, exposiciones, comidas institucionales, recepciones, presentaciones, entre otros.

La idea del ágora en su forma clásica es reinterpretada más claramente legible. La generación de un doble porticado hacia el sur y hacia el norte –como una estoa griega- permite deambular libremente aprovechando los grandes claros resultantes de dicha estructura. Como consecuencia, la fachada se aprecia profunda, y protegida del asoleamiento.

El edificio se desplanta sobre una plataforma de concreto que aprovecha el desnivel del terreno para generar un pedestal arquitectónico que enclava edificio y sitio; desde ésta  se aprecia el agreste paisaje volcánico de Ciudad Universitaria, remontándonos a tiempos prehispánicos. En el sur, esta plataforma se extiende al exterior formando un malecón que mira hacia el Ajusco.

Los locales servidores –servicios y programa de apoyo- del espacio central están dispuestos en los costados oriente y poniente, dentro de cuerpos cerradas de tabique industrial color trigo. El resto del edificio es sumamente diáfano.

Como parte del concepto rector que se planteó al presentar las necesidades, las cuatro esquinas de la nave están abiertas, recordando la condición espacial del cuadrángulo de las Monjas en Uxmal, cada una de las cuales tiene una vocación distinta pero con el común denominador de relacionarse con el exterior y, por ende, con el expresivo paisaje circundante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *