CENTRO PARA EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PARAGUAY
AUTORES: Arq. Sergio Ruggeri, Arq. Jose Cubilla, Arq. Desiree Dumot.

Un borde de la ciudad con una pronunciada pendiente y en fuerte relación con un entorno urbano y natural muy particulares y una Institución educativa a la vanguardia en procesos pedagógicos y didácticos son el contexto principal de este proyecto.

La Institución nos encargó la búsqueda del terreno y la realización de un proyecto que permitiese entender a partir de su construcción, por un lado las relaciones de la escuela con la sociedad y la ciudad, y por otro, la identificación de las nuevas dinámicas espaciales que otorguen al colegio lugares adecuados para esta nueva didáctica y lo pongan en relación a una condición social y ambiental particulares. 

El colegio estructurado desde las nuevas Teorías de las Inteligencias Múltiples y la Inteligencia Emocional no nos sugería un programa arquitectónico tradicional, no necesitaban aulas, más bien una serie de espacios flexibles donde los chicos podían hacer distintas actividades y desarrollar diversos procesos de aprendizaje, en modalidades diferentes, desde grupales a individuales, agrupados por edad o nivel o bien por afinidad y empatía. 

Este colegio de fundación reciente, que en su nombre define bien su condición, ECA Espacio Comunitario de Aprendizaje, solicitaba un edificio que reflejara esta idea y su estructura curricular innovativa, conformada por cuatro ciclos sucesivos, SER, SABER, HACER, PERTENECER. Nos pedían, además, un proyecto que pudiera ir siendo construido en el tiempo, en etapas, con capacidad de adecuarse y transformarse según necesidades.

El proyecto se resuelve con dos estrategias, una de contención del suelo, con muros de gaviones que van generando terrazas en diferentes cotas, y la otra que consiste en la construcción espacial, resuelta con una serie de bloques autónomos que se van apoyando a distintas cotas y entre sí generando los distintos lugares abiertos, semi abiertos y cerrados del proyecto.

Cada bloque es una unidad morfológica, espacial y estructural del proyecto. Los mismos cuentan con espacios de trabajo individual y colectivo, espacios para dinámicas flexibles comunes a varios grados, áreas de relax y descanso y espacio para tutorías y reuniones pequeñas. Cada uno de estos volúmenes toca el suelo a niveles diferentes y van apoyándose sucesivamente sobre los anteriores dejando espacios vacíos, en sombra, profundidades, utilizados como expansión de las aulas, como aulas semi abiertas y espacios flexibles. Estos espacios intermedios de sombra, incorporan una característica de la arquitectura regional y potencian las actividades al aire libre, el encuentro, el descanso. Así el proyecto va articulándose en sección, estableciendo relaciones con el terreno y el entorno en cotas diferentes buscando una conexión natural entre la ciudad de arriba y el contexto-paisaje de abajo, dando continuidad en su interior a los espacios de la calle de continuar dentro. 

Percibido desde el río, a lo lejos el conjunto busca encontrar un equilibrio con un contexto urbano y social frágil. La misma estrategia modular que resuelve el corte, las distintas funciones y los distintos lugares del proyecto nos permite dialogar con el entorno y el paisaje.