CENTRO TECNOLÓGICO RECREATIVO

BAQ 2018
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
CUBA
AUTORES: Arq. Yoandy Delgado, Ing. Msc. Aloima Noa, Ing. Susana Pérez, Ing. Marlon Borges, Lic. Manuel Oropesa, Ing. Rodolfo González, Ing. Leoncio Hernández

El desarrollo de la informatización y las comunicaciones en Cuba, han tenido un lento proceso por razones económicas, el gobierno ha fomentado el aprendizaje y acercamiento de la población a estas tecnologías con la creación de los Joven Club de Computación. Son espacios creados en todas las comunidades, en donde desde un niño hasta un anciano, tiene acceso a servicios relacionados con el tema.

Los Centros Tecnológicos Recreativos, han surgido como una nueva oferta de los Joven Club, multiplicándose la accesibilidad de usuarios, por ser edificaciones caracterizadas por su amplitud espacial y construidas en las ciudades capitales de las provincias.

En pos de mejorar el paisaje arquitectónico, se rehabilita y refuncionaliza un inmueble en avanzado grado de deterioro, dedicado al comercio desde su construcción en 1930, ubicado en el Boulevard de la ciudad capital en la Isla de la Juventud, Cuba. Es una zona de alto valor patrimonial arquitectónico, por lo que se respetan las fachadas originales y los elementos ornamentales. El proyecto fue aprobado por la Oficina de Planificación Física y Patrimonio, iniciándose las acciones constructivas en 2016 y siendo inaugurado en febrero del 2018.

Se rehabilitó totalmente todos los elementos componentes de la edificación, altamente deteriorados por la falta de mantenimiento y su longevidad, también se abaratan los costos de construcción con la utilización de materiales y elementos de producción locales como el mármol, granito y otras piedras naturales para la construcción de pisos, enchapes, mobiliario y elementos decorativos.

El azul y amarillo como colores que sobresalen en el diseño, responden a condicionantes corporativas dadas por la inversión de los Joven Club, buscando una fácil identificación de los usuarios con el inmueble.

La expresión arquitectónica busca la mezcla de la modernidad con los elementos históricos propios de la edificación. En las paredes de las fachadas en la primera planta se crean entrantes y salientes con albañilería que combinados con los colores llamativos de la edificación crean una fachada con aires de modernidad. En la segunda planta  retiramos las líneas de fachada hacia la segunda crujía de las originales, para no modificar su pretil, utilizándose planos de albañilería y elementos estructurales inclinados, además del uso de zonas de pérgolas combinadas con vegetación que le dan ligereza y frescor, inspirándonos en las formas inclinadas de la construcción original en esta planta.

En la escalera se crea un espacio de doble puntal, con el que aprovechamos el baño de luz natural que entra desde la segunda planta, para crear un muro enchapado de piedra natural a vista, que combinado con vegetación crean un espacio agradable a paisaje y que guarde relación con el exterior por el uso del ladrillo como textura predominante del boulevard.

El proyecto ha tenido gran impacto social en la población de la isla, por no solo rescatar una de las primeras edificaciones de la céntrica calle, sino porque ha devenido en el principal atractivo para los más jóvenes, lugar de recreación, aprendizaje e interacción directa con las nuevas tectologías de la información.