CENTROS DE INTEGRACIÓN COMUNITARIA

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
ECUADOR
AUTORES: GAD Municipal del Cantón Cuenca: Juan Carlos García León.

El encargo consistió en dotar de nuevos equipamientos comunitarios tipo para el cantón Cuenca, mismos que han sido emplazados en distintas zonas de la ciudad, dichos equipamientos aportarán con un lugar digno para la población generando así un sentido de pertenencia y contribuyendo con la integración social  del sector, en donde se realizan actividades como reuniones comunales, talleres, actividades culturales, actividades recreativas, etc.

El programa arquitectónico solicitaba que la edificación cuente con espacios para asambleas generales, baterías sanitarias, cafetería y una oficina, además al ser un centro de integración era fundamental tomar en cuenta la accesibilidad para personas con discapacidad.

Los Centros de Integración Comunitaria fueron proyectados de dos tipos con la intención de que estos equipamientos se adapten a las distintas áreas disponibles en la Ciudad.

El CIC tipo 1 tiene un área de 192.00 m² y una capacidad para 65 personas, está diseñado para ser emplazado en espacios abiertos como parques o plazas, a través de la gran cantidad de ventanearías el proyecto se vuelve visualmente permeable controlando el entorno desde el interior de la edificación, el CIC no es un elemento aislado pues cuando este está en funcionamiento se integra al espacio público permitiendo el paso a través del mismo mediante un corredor ubicado al tercio de la edificación que nos permite acceder a los diferentes usos del centro  y crea un vínculo con las distintas áreas exteriores.

El CIC tipo 2 tiene un área de 98.00 m² y una capacidad para 30 personas, proyectado para emplazarse en espacios públicos que cuentan con áreas reducidas, la propuesta se obtiene a través de la eliminación de dos módulos AB y  DE del tipo 1, el equipamiento permite el adosamiento posterior a edificaciones aleñadas al espacio donde se emplazará el centro.

La concepción arquitectónica de esta propuesta se basa en el orden mediante una modulación misma que nos aporta una eficiencia en la economía y construcción del proyecto, además mediante la intensificación del detalle constructivo el proyecto concibe su forma expresando la naturalidad de los materiales como el caso de la estructura metálica, para la aplicación del material se consideró su resistencia, durabilidad y estética, al ser este equipamiento de uso comunitario es susceptible a un desgaste acelerado, por este motivo se optó por la aplicación de pisos de hormigón pulido, barrederas de acero, paredes de acero corten, carpintería de aluminio y la estructura vista.

Al estar la edificación en un espacio público abierto había que tomar en cuenta la ubicación de los medidores de agua y luz, ya que los mismos por normativa deberán estar al exterior del edificio, por lo que implantar estos equipos a una de las paredes del centro no era una acción adecuada, es por eso que se propuso que estos mecanismos se instalen dentro de un elemento vertical revestido de acero corten y físicamente aislado pero formalmente integrado con la propuesta arquitectónica siendo un elemento estético – funcional.