CONJUNTO HABITACIONAL “VILLA HILDA”

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
FRANCISCO NARANJO LALAMA, MARITZA BALCÁZAR BASANTES

El proyecto está concebido bajo los siguientes parámetros:

Se ubica en un barrio residencial de la ciudad de Ambato, en un lote de 23000 m2 ubicado entre un eje urbano importante y las riveras del río Ambato, posee una topografía de variada morfología, paisaje y cualidades medio ambientales afines con los requerimientos de la vida contemporánea.

Reciclaje de un territorio  natural  donde se integra una estructura arquitectónica  que respeta las cualidades del sitio, aprovecha las potencialidades  de un vacío que había perdido su validez en términos económicos, culturales y urbanos y consecuentemente se propone revalorizar un sector urbano tradicional de la ciudad, manteniendo sus cualidades esenciales y potenciando su vigencia hacia el futuro.

El proyecto parte de interpretar la relación entre el sitio, la ciudad y la arquitectura, como una unidad dialéctica, que articula el vacío y el contexto natural y artificial del barrio. Con la arquitectura.

El proyecto de escala intermedia comprende 48 unidades habitacionales, distribuidas entre residencias individuales y  apartamentos en edificaciones de mayor altura, integra un equipamiento para actividades culturales y una edificación para actividades sociales del conjunto.

La construcción de carácter residencial está estructurada  a través de un eje articulador que define la organización urbana, definida por una arquitectura unitaria que segmenta el proyecto en tres componentes, edificación aislada hacia la avenida, conjunto de arquitectura urbana intermedio y áreas destinadas a  la recreación y el descanso colindantes con las riberas del río.

El concepto adoptado es el de relacionar los espacios públicos y privados manteniendo privacidad y al mismo tiempo posibilidades reales de participación comunitaria. La morfología urbana, y la diversidad de variaciones espaciales están enmarcada por tipologías arquitectónicas concebidas dentro de un lenguaje unitario pero con soluciones diversas, dentro de una concepción flexible que se adapta a los requerimientos de los usuarios.

La materialidad tectónica se expresa por medio de la utilización de una interpretación de los valores e imaginarios del usuario, explotando el recurso de generar en los recorridos variantes  eventuales de forma y lenguaje por medio de concebir puntos de interés perceptual dentro de una percepción integral  y unitaria. Del conjunto.

Los referentes de materialidad destacados son el manejo de la luz, el color y las texturas expresadas en los elementos de diseño como: pantallas de control de la iluminación y la temperatura, muros de gaviones, predominancia del lleno sobre el vacío, el color blanco como recurso para acentuar la sombra, combinada con los requerimientos funcionales y de confort, que se convierten en componentes fundamentales de la composición y expresión del conjunto edificado.