COOPERATIVA DE VIVIENDAS COVIOFRIT

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
URUGUAY
AUTORES: Centro Cooperativista Uruguayo C.C.U., Juan Antonio Camma, Álvaro Moreno, Raúl Carneiro,  Miguel Fasciolli, Analía Rocca, Dir. Obra: Marcwelo Russi, Proyecto Social: Ines O’Breien, Proyecto Social:  Marisabel Mayorbe

Cooperativa de ayuda mutua obreros del frigorífico Tacuarembó

30 viviendas + SUM

El proyecto de COVIOFRIT se desarrolla dentro de las líneas de préstamo del Ministerio de Vivienda, al cual acceden familias de bajos ingresos, como cooperativa de ayuda mutua aportan con horas de trabajo en la construcción y gestión de las viviendas.

El proyecto se ubica en un terreno de 6000m2, en una zona suburbana de la ciudad, esto llevó a prestar una consideración especial a la hora de estudiar la implantación de la cooperativa, por tratarse de un proyecto de escala  importante para un contexto de baja densidad.

El proyecto está regulado por el reglamento de producto de la Agencia Nacional de Vivienda, el cual dispone entre otras cosas el área máxima por vivienda, siendo para la de 2D de 55m2, 3D de 70m2 y 4D de 85m2.

A partir de esta limitante,  tratando de atender las necesidades de la cooperativa, de acompañar los cambios de la vida de sus socios, se plantea trabajar con una tipología como plataforma, que permita su crecimiento ya sea en su forma de asociación  de 2D con 3D, la cual deja “módulos vacíos”, o en el caso de 4D mediante un espacio en doble altura. Este espacio previsión de crecimiento se plantea de fácil apropiación, mediante tabiquería de yeso en interiores, entrepisos livianos en las dobles alturas. Se dejan mediante un acuerdo entre los cooperativistas, limites definidos entre unidades, de forma de evitar posibles conflictos posteriores.

Modulación, optimización

La tipología a su vez se organiza en base a dos módulos, adaptando la arquitectura al sistema de autoconstrucción propia de la ayuda mutua, los módulos, uno de servicios de 1.60m libre (escalera, cocina, baño), y otro de 2.50m libre (estar, comedor, dormitorios), permite optimizar el sistema constructivo, racionalizando estructura y  elementos constructivos.

El sistema constructivo si bien se plantea en construcción tradicional, algo muy arraigado dentro del movimiento cooperativo, buscó incorporar elementos de fácil apropiación por la mano de obra no especializada de la ayuda mutua, en esto se trabajó con losas de cerámica armada, tabiques interiores de yeso, aberturas con monoblock.

Es importante concebir al proyecto cooperativo como parte de un proceso, más allá de su proyecto arquitectónico, el cooperativismo de vivienda como sistema de producción de hábitat urbano, se constituye en los hechos  en un “otro” generador de ciudad, el cual participa y convive con otros modelos, desde otras lógicas, desde una concepción diferente de la propiedad y del espacio colectivo.

La cooperativa fue inaugurada el 30 de julio de 2015, cerrando de alguna forma la etapa de obra, no siendo un fin, sino un comienzo de la vida en colectivo, el comienzo de la cooperativa como proyecto colectivo en el barrio, en la ciudad, demostrando que el cooperativismo de vivienda, mas allá de su historia, se mantiene como alternativa pertinente y vigente en la actualidad.