COPA DE LECHE EN BARRIO INDUSTRIAL

BAQ 2016
CATEGORÍA HABITAT SOCIAL Y DESARROLLO
ARGENTINA
MATÉRICOS PERIFÉRICOS (A. VALDERRAMA, M. CORTOPASSI)

La última  obra  de  Matéricos  Periféricos,  la “Copa  de  Leche  en Barrio Industrial,” se realizó durante el mes de diciembre de 2014 en la ciudad de Granadero Baigorria. El proyecto se realizó a través  de  un  convenio  de  mutua  cooperación  entre  la  Facultad  de Arquitectura, Planeamiento y Diseño de la UNR y la Municipalidad de   Granadero   Baigorria   refrendada   por   Humberto   Cancela (director del CEDEC). La  copa  de  leche  del  Barrio  Industrial  es  una  agrupación  de madres  que  se  unieron  para  asistir  no  sólo  con  alimentos  sino también  para  contener  y  ayudar  en  las  tareas  escolares  a  un grupo  de  150  niños  del  Barrio  Industrial  y  de  asentamientos irregulares  aledaños.  La  institución,  a  cargo  de  Valeria  Soledad Belén,     estaba     funcionando     precariamente     desde     hace aproximadamente  ocho  meses  y  cuenta  con  la  ayuda  de  la Municipalidad  de  Granadero  Baigorria  y  aporte  de  partidas  de leche   y   harina,   además   de   la   ayuda   financiera   de   algunas entidades solidarias de la zona. Al mismo tiempo, el Programa de Mejoramiento  de  Barrios  (Promeba),  se  encuentra  trabajando  en el lugar  y realizó trabajos de relevamiento social  y procesamiento de datos estadísticos en el territorio. La  obra,  un  edificio  de  50m2,  fue  realizada  por  estudiantes, docentes  y  adscriptos  de  los  talleres  a  cargo  de  Mg.  Arq.  Ana Valderrama  y  el  Arq.  Marcelo  Barrale,  junto  con  los  padres  y madres de los niños que asisten al comedor.  El  edificio  fue  construido  mayormente  con  maderas  recicladas (pino  y  placas  de  OSB)  y  chapas.  El  mismo  está  montado  sobre una  parrilla  de  perfiles  C  separándose  del  suelo  para  evitar endicamientos  dentro  del  asentamiento.  La  planta  rectangular  se coloca en diagonal sobre el fondo del terreno, dejando un pequeño patio al norte y armando la cocina y los ingresos en los espacios de encuentro entre una geometría y la otra. Para asegurar el libre escurrimiento de la lluvia, y la estanqueidad del edificio, la cubierta sobrepasa los límites de las paredes y la pared sur se dispone con un  ángulo  hacia  el  interior.  Las  ventanas  fueron  diseñadas para inducir    la    ventilación    cruzada    norte-sur    y    se    colocaron discrecionalmente pantallas traslúcidas o trasparentes de acuerdo a  las  vistas  que  se  decidieron  privilegiar.  La  articulación  de  la cubierta   responde   también   a   la   configuración   espacial   hacia adentro  que  consta  de  un  espacio  para  sentarse  contigua  a  la ventana, la cocina  y  un  espacio de mayor altura  para actividades comunes.  El  edificio  logra  también  una  escala  cercana  a  las construcciones  existentes  hacia  el  sur,  y  una  mayor  altura  en relación  a  la  medianera  hacia  el  norte,  permitiendo,  además  el ingreso del sol en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *