DIEZ HISTORIAS DE ARENA

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
PERÚ
AUTORES: Carlos Alonso Pator Santa María, Soledad Maldonado Ayuso

PROYECTOS SIN MÁS, es un estudio que contempla el enfoque social y busca soluciones para problemas en las zonas rurales de la costa norte del Perú, fomentando el desarrollo sostenible de sus comunidades.

Se centra en la arquitectura, la ingeniería y la comunicación social para preservar el derecho de habitar con libertad. Nuestros proyectos son participativos y fomentan el desarrollo integral de los pobladores.

Diez historias de arena, es un proyecto que se ha realizado en colaboración con la ONG CANAT que tiene más de 25 años de experiencia en Piura. Esta iniciativa ha permitido llevar módulos de vivienda temporales para diez familias damnificadas por el Fenómeno El Niño Costero, sucedido en el año 2017 en diferentes zonas del Bajo Piura.

Las diez familias con las que se ha trabajado pertenecen a entornos rurales y zonas urbanas no consolidadas. Su vulnerabilidad aumentó debido a las circunstancias climáticas del año pasado. El espacio construido ha otorgado esperanza y devuelve dignidad al habitar para estas familias.

Durante el proceso constructivo los miembros de la familia han participado en el montaje del módulo. Su implicación en la construcción es clave en el éxito del proyecto, cuyo fin es que las familias acojan el módulo como su vivienda, aportando en las técnicas tradicionales ancestrales como la quincha (cerramiento de caña).

Este proyecto desarrolla un prototipo de vivienda sostenible con crecimiento progresivo, optimizando los sistemas tradicionales del desierto costero, para una situación post desastre. Cuenta con un sencillo montaje que está pensado para una unidad de familia dentro de un lote convencional, que suele ser de 6 x 15 metros, lo cual se resume en un manual de procesos técnicamente validado.

El diseño toma en cuenta las condiciones de familias del desierto de Piura, además de su estrato socio-económico y el impacto social que podría causar la imagen del proyecto. Para esto se hizo un diagnóstico de los materiales, tanto de procedencia artesanal como industrializada, que cumplen el requisito del bajo costo. Además, se estudió la capacidad de autoconstrucción de la población, para así optimizar técnicas constructivas ancestrales tales como la quincha, tomando en cuenta los antecedentes del niño costero reciente, fuertes lluvias, inundaciones, etc. El proyecto contempla un 80% de materiales de procedencia orgánica, los cuales son de uso común entre los pobladores rurales, y un 20% de materiales industriales prefabricados que darán el sustento estructural al proyecto, y que además son estratégicos para lograr un sistema acorde al medio al cual se enfrentará.

La tipología del proyecto plantea un cubo elevado del terreno. El prototipo posee estrategias climáticas claras para mantener una temperatura confortable en el desierto, estar elevado del piso y tener doble cobertura, son claves. Este está modulado a 1.20 por 2.40 metros, medidas estándares en los formatos de materiales. La prefabricación del prototipo contempla 12 vértices los cuales se arman en 6 horas para luego montarlo en el terreno en 5 horas logrando una unidad estructural.