EDIFICIO DE LABORATORIOS Y CENTRO DE SIMULACIÓN

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
Autor: Pablo Gamboa. Colaboradores: Carlos Olaya, Liliana Mora, Catalina Mahé, Juan Pablo Rodríguez, Leonardo Martínez, Rafael Cruz, Jorge Ramírez, Civiles Ltda, Hídrico Ltda, Ingycons, Gustavo Mahecha, Ivá Jaramillo, William Rivera, Construcción Unión temporal laboratorios base naval 2013, Saulo Hernández, Nancy Mahecha. 

El edificio de Laboratorios y Centro de Simulación hace parte del Plan Maestro de crecimiento de la Escuela Naval Almirante Padilla, ubicada en la isla de Manzanillo dentro de la bahía de Cartagena. Obedece a la búsqueda de una arquitectura racional, concebida desde las variables técnicas para dar respuesta a unos valores ambientales y paisajísticos, y produce una arquitectura fuertemente radicada en el lugar puesto que, acude al uso de elementos tradicionales de la arquitectura cartagenera reinterpretándolos en clave contemporánea como lo son los patios sombríos, las persianas, los quiebrasoles y el uso del color blanco. El proyecto es igualmente una exploración de las posibilidades espaciales, funcionales y de lenguaje de las estructuras metálicas que al permitir grandes luces facilitan la distribución interna y facilitan los cambios en el tiempo. Se trató de reducir al mínimo los elementos formales y constructivos: estructura metálica a la vista, quiebrasoles en aluminio natural, ventanales continuos de piso a techo y muros en bloque local de concreto blanco, para obtener un edificio austero y sencillo, de fuerte impacto visual, acorde con el tipo de arquitectura presente en el lugar y en consonancia con su función pública. El carácter del edificio, dado por las estructuras metálicas, quiere hacer alusión también a la arquitectura naval.

Puesto que el sitio es un borde de la isla sin ninguna preexistencia, delimitado por una vía y una franja de manglares contra el agua, el edificio se plantea como un dispositivo de ordenamiento espacial del lugar. Se extiende horizontalmente para constituir un frente contra la vía, y se levanta del suelo para permitir la vista de los manglares al fondo. Cuatro bloques perpendiculares al primero, delimitan tres patios abiertos hacia el paisaje. El frente levantado sobre pantallas de concreto genera una circulación exterior cubierta, al abrigo de la fuerte radiación solar, que conecta el nuevo edificio de aulas en el norte con el comedor de cadetes en el sur.

El edificio consta en su totalidad de cuatro bloques paralelos de tres pisos, de los cuales se construyeron dos en la primera etapa. Estos contienen los laboratorios y el centro de simulación que están unidos por una crujía transversal de oficinas y servicios de un piso. En su implantación y configuración formal, el edificio se relaciona con el Plan Maestro inicial de la Escuela Naval y los viejos edificios de aulas y alojamientos levantados sobre pilotis, diseñados en los años sesenta por los maestros de la arquitectura colombiana Obregón y Valenzuela.

Los patios protegidos con quiebrasoles y las circulaciones exteriores cubiertas son las que generan el ambiente particular del edificio, dado por el carácter de estos espacios que, en continuidad con el exterior, están  levemente en penumbra para evitar el deslumbramiento por la excesiva radiación solar, y son más frescos y ventilados pues gozan de las brisas que llegan del nororiente. De esta manera el edificio se radica en el lugar y dialoga con la fuerte tradición arquitectónica local.