ESCUELA N°24 DE TIEMPO COMPLETO JOAQUIN SUAREZ

BAQ2018 
REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
URUGUAY
AUTOR: Rodrigo Mediza

Cuando abordamos la problemática de pasar la escuela existente a Tiempo Completo (doble turno), nos encontramos con una situación previa que presentaba 2 padrones anexados con frente hacia la Avenida Agraciada. Por un lado, la casona original con un valor arquitectónico estimable y un arraigo importante en la zona. Por otro lado la casa situada en el padrón contiguo, con destino original vivienda y con una distribución espacial no apta para los espacios educativos que albergaba. Por lo tanto se optó por recuperar la casona original y demoler la contigua para en su lugar construir una edificación apta para los requerimientos actuales de una escuela de Tiempo Completo.

El proyecto propone la convivencia entre dos volúmenes claramente diferentes: la arquitectura clásica de la preexistencia y la contemporánea del nuevo sector. Ambos articulados mediante un espacio-acceso que tiene en cuenta la accesibilidad universal a todas las áreas que conecta. Un recorrido que sirve a ambos sectores y remata en el patio principal creando espacial y visualmente una continuidad frente – fondo. En definitiva, una unidad institucional que se reconoce en la diferencia de sus partes edilicias.

Casona original:

Se realizó la reparación de paramentos, pisos, cielorrasos y restauración de aberturas y claraboyas.

Se redistribuyeron sus espacios interiores, trasladando la casa del casero hacia las aulas existentes en el fondo del terreno y dotándola programáticamente de administración, aulas preescolares, comedor y cocina con sus correspondientes servicios higiénicos y espacios de servicio.

Sector nuevo:

Se retranquea el límite de predio, planteando un espacio semi-público intermedio de encuentro hacia la avenida Agraciada (Plaza Ceibal). A su vez, se realiza un área verde donde se mantienen los arboles existentes y se incorporan arbustos de color y aroma significativos. La planta baja se libera creando un patio cubierto para el recreo en días de lluvia.

De este modo se genera un recorrido visual y espacial que diluye los límites entre el espacio educativo y el entorno urbano.

Programáticamente se ubican 2 aulas comunes en planta baja y 4 en planta alta más los servicios higiénicos correspondientes.

Interface:

El desafío de la propuesta era como componer la articulación entre el sector existente y el proyectado. Ante la opción de generar un tercer espacio, se optó por proponer un ámbito que articule y potencie las características de ambos sectores, diluyendo sus diferencias y amalgamando sus características de modo de generar una continuidad vivencial que cohesione el conjunto.

Espacios exteriores:

En lo referente a los espacios educativos exteriores, se arregla y equipa la cancha polideportiva existente y se proponen áreas de juegos, esparcimiento y vegetación.