ESPACIO SCOUT COLEGIO SAINT GEORGE

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CHILE
CLAUDIO MOLINA CAMACHO, DANIEL DE LA VEGA PAMPARANA, EDUARDO VILLALOBOS FORNET, JORGE O’RYAN, ALBERTO BASAURI.

INTRO

El proyecto se presenta junto con 14 propuestas más al concurso de ideas para el nuevo espacio scout del colegio Saint George de Santiago, cuyo programa a cumplir consideraba:

–           2 salas multiuso.

–           5 bodegas para los distintos grupos scout.

–           quincho para asados.

–           plaza exterior para 300 personas.

–           plaza cubierta para 150 personas.

El terreno de emplazamiento es definido por el colegio en las faldas del cerro Manquehue, rodeado por un bosque de olmos, un estanque de agua en desuso y el canal de regadío que recorre el colegio y los terrenos aledaños.

ESTRATEGIA

Buscando la incorporación de los principales elementos del lugar  se fragmenta el programa evitando la concentración de este en una sola barra. Con esto, el  proyecto se apodera del lugar en su extensión situando el programa sobre el estanque, la pendiente del cerro, el bosque y a lo largo del recorrido del canal, dominando las vistas e incorporando el paisaje.

Para evitar la innecesaria transformación del contexto natural, se plantea como intervenciones en el terreno solo una rala general de arbustos y zarzamoras, el corte de árboles con peligro de caída y el retiro del borde oriente del estanque, retomando la continuidad del cerro y las vistas hacia el colegio, sus canchas y la ciudad.

PROYECTO

El proyecto responde al programa con 2 volúmenes principales que en su corte longitudinal habitan las 3 instancias del lugar (estanque / pendiente cerro / canal).

De esta forma cada uno de estos volúmenes tiene vistas con doble altura hacia el colegio y acceso desde la plaza situada en la cota del estanque. Es en el espacio intermedio, entre volúmenes y plaza donde se genera la plaza techada, incorporando a este las salas multiuso, exteriorizándolas, dándole mayor versatilidad al programa y superficie.

Ambos volúmenes se unifican en su nivel más bajo de manera de conectar los programas a través de un corredor exterior cubierto que define el  acceso de servicio a las bodegas, teniendo a su vez conexión hacia el nivel superior a través de una escalera de gradas amplias de durmientes de ferrocarril en desuso. A esto se suma una plataforma de madera que recorre el programa a través de sus accesos paralela al canal (sonido del agua) rematando en el quincho (bosque de olmos) y gaviones de piedra que desde el bosque atraviesan el proyecto conteniendo el cerro y sus aguas lluvia hasta generar las gradas para el encuentro masivo en la plaza principal.

Buscando la sintonía con el lugar se definen materialidades nobles, como la madera y el hormigón, y se tratan con tintes neutros para resaltar los colores propios de la naturaleza.

El contraste entre la madera negra exterior y la madera blanca interior resalta los cortes de las fachadas, que como analogía del bosque en su búsqueda de luz,

define en la vertical los contrastes de luz y sombra.

El Atalaya, situado en el perímetro de la plaza principal, actúa como referente visual en las distintas

escalas de aproximación, refuerza la seguridad del colegio y cumple como un importante aporte programático para las actividades scout.