ESTACIÓN KIMSACHATA (TRIANGULAR)

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BOLIVIA
Autores: Roberto Ameneiro. Colaboradores: Carlota Alfonzo, Carlos González, Oscar Paco, Betzabeth García, Giovanny Garrido, David Quisbert, Luisana Borrero, José Arnez, Dafne Pozo, Ashled Rodríguez, Josue Cori, Daniel Rossel.

La Estación Triangular es una de las estaciones intermedias de la Línea Blanca del Sistema Teleféricos de La Paz. Está implantada en la plaza triangular formada por la convergencia de las avenidas Saavedra y Argentina con Busch y la calle Nicaragua por el norte, con un gran desnivel entre estas dos últimas.

Teniendo como premisa conservar al máximo el espacio de la plaza como ambiente urbano y el respeto por los árboles existentes, la estación se ubicó en el extremo norte, donde, además, hay mayor área para el desarrollo de la estación.

Esta ubicación obligó a que el Nivel Andén de la estación volara parcialmente sobre la calle Nicaragua, hecho que a su vez exigió el respeto por el gálibo vehicular y se tradujo en que las alturas de acceso y semisótano fuesen considerables.

Por su parte, las rampas que llevan a los usuarios del Sistema al Nivel Acceso, donde están ubicados los ambientes de atención al público, parten de la acera de la calle Nicaragua, logrando salvar desde allí una menor altura para el desarrollo de éstas.

La silueta triangular de la plaza dio pie a que la estación tomara esa forma; además, el empeño de que los espacios existentes mantuvieran un diálogo constante con el exterior llevó a que la transparencia fuera un factor primordial en el diseño de la estación: grandes ventanales y terrazas en voladizo integran el exterior con los ambientes públicos internos. Todos los cuartos técnicos se desarrollan en un nivel inferior o semisótano, que tiene acceso directo desde la plaza. Allí se ubicaron adicionalmente dos locales comerciales que servirán al público externo.

Exteriormente, la estación  mantiene los materiales y colores que caracterizan la línea: el color blanco en el capuchón del Sistema y la cerámica en 5 tonos de blancos y grises para el recubrimiento de las paredes hacen resaltar la estación y contrastan con el color monocromático de los ladrillos a la vista que predomina en la ciudad.