ESTADIO DE BÉISBOL FRAY NANO

BAQ2018
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
SELECCIONADO INTERNACIONAL BAQ2018
MÉXICO
TALLER ADG / ALONSO DE GARAY

El proyecto trata de la rehabilitación de un parque de béisbol que retoma la arquitectura del periodo conocido como El milagro mexicano (1940 – 1970), donde se optó por una intervención a profundidad para recuperar la funcionalidad del espacio. El resultado es un estadio urbano con valor histórico que ha reconstruido un legado deportivo, acumulando capas de autenticidad artesanal. Todas las instalaciones para el público y jugadores fueron actualizadas, se mejoraron los accesos y se reforzó la estructura original del graderío, se le instalaron butacas (De 3,000 espectadores, aumentarán a 5,200 aproximadamente). Se rehízo la techumbre. Se actualizó el campo y la iluminación según los requerimientos de la LBM. Y cabe destacar que el lugar se recuperó como espacio público, con plazas de acceso e incorporación de espacios vegetales apropiados.

Los elementos nostálgicos de la arquitectura que se rescataron son: La porción vertical del basamento del estadio que fue recubierto con piedra brasa extendida como talud (una reminiscencia prehispánica); pasillos con arcos metálicos con cubiertas planas de concreto; la fachada exterior de palcos es a base de celosía de block, muy característica del México de 1960 que fue artísticamente reinterpretada.

Lo destacable de esta rehabilitación es que se logró en un tiempo récord de 5 meses (desde el diseño del proyecto hasta la re-inauguración). El impacto de utilizar materiales y fabricación regional contribuyo a este logro y resultó un ahorro del 25% del presupuesto de construcción, generando así un valor local positivo. El gran acierto de este proyecto es sin duda la recuperación del espacio público para la afición y la comunidad aledaña, con plazas, paisajismo áreas de descanso y sanitarios públicos.

Esta adaptación espacial se presenta como una oferta a la comunidad en general. Hoy en día hay en Fray Nano una que combina lo deportivo y lo festivo, haciéndolo parte de un tiempo y espacio particular. Lo que ocurre dentro del estadio permea a las plazas públicas y las calles; los vecinos desarrollan un sentido de orgullo por su estadio, se generan nuevas oportunidades de negocio.

En este sentido, el fin de la construcción fue el inicio de la apropiación espacial por parte del público y de una mejora comunitaria, sobre todo en la concepción del deporte como tema relacionado a la salud. El particular potencial del deporte para atraer, motivar e inspirar público lo hace una herramienta sumamente efectiva para integrar y empoderar individuos y comunidades. Partiendo de estos principios, existieron dos motivaciones principales para el desarrollo del proyecto en torno a la salud pública; a través de participación directa en el deporte, y a través del uso del deporte como de público para generar plataformas de comunicación, educación y movilización social.

Es importante señalar que el Estadio Fray Nano, será donado al Gobierno de la Ciudad de México una vez inaugurado el nuevo estadio de los Diablos Rojos; así, la idea de reuso se enriquece con la idea de recuperación de un espacio público con un impacto positivo recreacional, educacional, económico y ambiental.