FITEKANTROPUS

BAQ2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
MENCIÓN INTERNACIONAL BAQ2018
PERÚ
COORDINADORA DE LA CIUDAD (EN CONSTRUCCIÓN)

FITECA viene transformando La Balanza en un barrio vivo, distinto al modelo de ciudad “formal” donde imperan miedo y desencuentro. El “Fitekantropus” aparece como un nuevo paradigma de habitante de Lima, un ciudadano que se relaciona lúdicamente con su entorno y, en oposición al consumidor cuyo mundo se convierte en centro comercial, construye su calle como Casa de la Cultura.

El Proyecto Fitekantropus empieza, en 2007, con la hipótesis de que el sentido del evento puede extenderse en el tiempo y el espacio: de una fiesta de una semana en un espacio público, a un proyecto de desarrollo de todo el barrio.

Un largo proceso de interaprendizaje entre la academia y la calle ha permitido definir estrategias que se plasman en una Visión Urbana Integral: diversos proyectos tejidos en un solo organismo que se van activando con “Domingos Comunitarios”, jornadas de producción de espacio público que provocan el desarrollo de “Proyectos Palanca”.

Desde 2008 el Paseo de la Cultura busca recuperar la calle principal para el peatón, conectando colegio y parque con lugares de juego, memoria y encuentro. Tras un intenso proceso participativo, el proyecto llegó a ser piloto del Programa “Trabaja Perú” del Ministerio de Trabajo, y en 2011 se inició la obra con presencia del Presidente, el Ministro de Trabajo y el Alcalde Distrital. Meses después quedó paralizada por el municipio. Hasta hoy.

En 2012 se obtuvo financiamiento de cooperación internacional para remodelar y ampliar el local del Comedor San Martín, subutilizado y en mal estado, que funcionaba con el cariño y empuje de las socias, y constituía la única posibilidad de equipamiento público para el barrio, como primer paso para recuperar el Parque Tahuantinsuyo.

La obra bruta se ejecutó durante 2014. Terminado el financiamiento se organizaron jornadas de trabajo, vecinos y amigos se involucraron con mano de obra, se consiguieron donaciones, las “seños” recibieron capacitación, y el primer piso se inauguró y comenzó a operar. Pequeñas intervenciones generaronn pequeños pero significativos cambios en el parque. El local y su entorno empezaron a usarse libre e intensamente.

A través del CAPLaB (Centro de Aprendizaje y Producción de La Balanza), conformado por maestros, adolescentes y madres del barrio, con la participación directa de muchas personas (“un vecino / un panel”) se construye el 2do piso, inaugurado a inicios del 2017. Y con “Encuentros en el Parque” se continúa el proceso de análisis y diseño para continuar con las obras.

Desde 2018 se integra la visión de Urban 95, conformando un equipo multisectorial y transdisciplinar para intervenir en los procesos de producción de la ciudad mediante una metodología progresiva en la que niños y niñas son agentes de cambio que activan semillas de espacio público en el barrio.

En el teatro de la calle (la vida pública) el espacio no es un decorado de fondo y los personajes no son actores predecibles; son una misma unidad en una historia que los arquitectos no dirigimos, pero de la que podemos ser parte. Otra ciudad es posible si asumimos su doble condición: produce a los ciudadanos, y es producida por ellos.

Esta nueva ciudad(anía) se construye desde la infancia.