GIMNASIO DE ALTO RENDIMIENTO CENTRO CEREMONIAL OTOMI

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
Autor: MAURICIO MUÑOZ ANCHONDO, DAVID MUÑOZ SUAREZ. Colaboradores: CARLOS DAVID MUÑOZ ANCHONDO, JOSÉ DAVID RAMÍREZ LÓPEZ.

El Gimnasio de Alto Rendimiento se encuentra enclavado dentro del Centro Ceremonial Otomí, este Centro Ceremonial está ubicado en Temoaya, Estado de México, cuenta con 50 hectáreas de bosques y está a más de 3,000 metros sobre el nivel del mar, es usado como campamento de altura para deportistas de distintas disciplinas de todo el mundo, el Centro cuenta por este motivo con tres albergues para 150 atletas y está por comenzar la construcción del Albergue 4 que dará servicio a 150 deportistas más, las disciplinas atléticas que más usan este Centro son: atletismo, caminata, futbol soccer, tae kwon do y boxeo.

El gimnasio está enclavado en el bosque y respeta el contexto, con grandes ventanales para lograr generosas vistas a la bella naturaleza que lo rodea, permitiendo una gran captación solar y ventilaciones cruzadas. La geometría del edificio es un cuadrilátero horizontal, con grandes paños rectos y cerrados, los cuales estarán acabados con piedra para asociarlos con el Centro Ceremonial Otomí y con la naturaleza , en su interior es espacioso, con doble altura en la zona del cuadrilátero y rodeado en la parte superior por un pasillo – galería que permite ver los entrenamientos, proporcionando una perspectiva diferente al espectador y además es una galería que presenta logros y trofeos de grandes boxeadores mexicanos e internacionales.

En la planta baja encontramos el cuadrilátero y zonas de entrenamiento, área de servicio médico básico, baños – vestidores de hombres y mujeres,  una amplia bodega.

A la  planta superior se accede por medio de una escalera triangular que desembarca en la zona de gimnasio de aparatos, también podemos recorrer el pasillo – galería desde donde podrán observar los entrenamientos desde las alturas, al otro costado de la escalera encontramos un jacuzzi de relajación.

El edificio está ligeramente levantado del suelo por medio de suaves taludes de pasto, los cuales dan protección ante inundaciones y realza la belleza e importancia del gimnasio.

En la fachada sur encontramos una gran terraza de ejercicios al aire libre, así como un jacuzzi de agua helada.

Los pisos, colores, acabados y plafones están pensados  para dar sensación de calidez en el interior, los plafones son de madera y cuenta con domos y tragaluces para incrementar la incidencia solar cenital.

El gimnasio tiene remembranzas prehispánicas, con sus taludes y tableros, con el predominio del macizo sobre el vano y su claro oscuro, podemos ver raíces coloniales con el uso de grandes escalinatas para acceder y el uso del patio como elemento rector y coordinador del espacio. También podemos observar elementos de arquitectura contemporánea como lo es el diseño mismo del edificio, sus grandes claros, los muros inclinados de concreto armado que dan un toque de audacia y los grandes ventanales de cristal a hueso que dan una gran amplitud, iluminación al interior y que meten virtualmente el bosque dentro del edificio.

El gimnasio es de línea sencilla y pretende soportar con dignidad el paso del tiempo.