HABEMUS

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
Autores: Arquitecto Gabriel Carvajal Niño y T1X1 Architectural and design Services

Descripción del proyecto.

En el último lote  vacío de una  manzana de edificios construidos en los años 80 y, en una zona central de Bogotá cerca al Centro Administrativo Nacional (CAN), a la Universidad Nacional y al recinto ferial de la ciudad (Ágora Bogotá), se desarrolla un edificio de planta libre con un apartamento por piso  y dos apartamentos dúplex en los dos últimos niveles. La tipología edilicia de viviendas  multifamiliares en Bogotá está fuertemente marcada por apartamentos donde la zona social se une a la cocina y la zona privada se aísla.

El uso del material de la fachada (el ladrillo), es recurrente en la ciudad y en el contexto inmediato del edificio. El  diseño de esta fachada se basa en patrones de despiece del material, analizados digitalmente con herramientas paramétricas que permitieron rápidamente ver nuevas opciones de la organización tradicional del mampuesto de arcilla. La posibilidad de desarrollar proyectos novedosos con materiales tradicionales es viable debido a la mano de obra  local que posee una gran experiencia constructiva con el ladrillo.

Rasgos de sostenibilidad ambiental.

El edificio Habemus  se encuentra ubicado en Bogotá, Colombia, a escasos 4 grados de latitud norte. Bogotá, es una ciudad con un clima templado-frío, cuya temperatura media es de 14ºC, y suele oscilar entre 6º y 22ºC. Esto permite tener temperatura confortable la mayor parte del año, la mayoría de horas del día, sin embargo, en días fríos y sobre todo en horas de la noche, lo ideal es calentar los espacios interiores sobre todo en las unidades de vivienda. Para ayudar a lograr esto se optó por el uso de ladrillo cerámico a la vista en la fachada principal que tiene una orientación sur oriente bastante favorable para este fin. El ladrillo a la vista gracias a su alta inercia térmica permite calentar el interior de las áreas sociales y de las habitaciones en las noches, mientras que en el día retiene el exceso de calor que incide en las fachadas. Sobre la fachada posterior también se planteo la misma estrategia aunque tiene menos incidencia del sol dado que se encuentra orientada en sentido noroccidente.

La ubicación del edificio en el contexto urbano, también hace de este un proyecto con rasgos sostenibles. Se encuentra a escasos 560 metros de la Avenida El Dorado, por donde circula una de las líneas de trasporte masivo de la ciudad y escasos metros 70 metros de la Avenida la Esperanza por donde transitan líneas de buses de transporte público. Además de esta estratégica ubicación urbana, que permiten a sus residentes contar con varias opciones para el uso del transporte público para la movilidad dentro de la ciudad. El proyecto también cuenta con estacionamientos de bicicletas para cada apartamento y con varias líneas de cicloruta muy próximas.

En términos de consumo de agua, se especificaron aparatos sanitarios con descarga dual de 4 y 6 litros, que aunque no alcanza los mínimos exigidos por la clasificación Water Sense, aportan significativamente al ahorro total de agua del edificio.

Para la reducción de los consumos de energía en las unidades de apartamentos se instalaron balas led en todos los espacios, tantos en las áreas privadas como en las zonas comunes del edificio, ésta simple decisión podría aportar ahorros en el consumo energético cercanos al 20 % con respecto a apartamentos que usan las tradicionales bombillas ahorradoras.

En cuanto a la selección de materiales y procesos de construcción, se optó por seleccionar preferiblemente proveedores de origen nacional, con fuertes políticas y normas tendientes a la sostenibilidad ambiental.  El proveedor del concreto premezclado, usado en la construcción de la estructura fue Cementos Argos, una empresa líder en Colombia la cual inició un plan en el año 2015, buscando reducir los consumos de agua en un 30% por tonelada de cemento y en un 20% por tonelada de concreto y reducir la producción de gases efecto invernadero al sustituir en un 18% el consumo calórico de combustibles fósiles tradicionales por combustibles alternativos y biomasa en los hornos de clinkerización, entre otras estrategias.

La elaboración de los elementos de carpintería de madera y de acabados de pisos se realizó con maderas cultivas y explotadas responsablemente con sellos CFC como el caso de la empresa Arauco, que fue el proveedor de la totalidad de los tableros melamínicos para la elaboración de los muebles fijos.