HOSTAL ECOTURÍSTICO TOSEPANKALI

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
MÉXICO
Autores: Leonardo Neve Sanchez, Liliana González Aguirere, Diego Vilatela García, Javier Flores Ramos

El hostal está situado en el complejo eco-turístico Tosepan Kali, en la Sierra Nororiental del Estado de Puebla, en México. Tosepan Kali, que significa “Nuestra Casa” en náhuatl, es una organización integrada por familias de campesinos indígenas; una cooperativa que busca aumentar la calidad de vida de sus miembros, manteniendo su identidad cultural y preservando sus recursos. Por esta razón, el desarrollo del proyecto estuvo enfocado en 4 objetivos principales: la responsabilidad medio ambiental, la participación de la comunidad, la preservación de la identidad y la integración al paisaje.

La responsabilidad medio ambiental se fomentó mediante el empleo de materiales locales, de fácil obtención y bajo consumo energético para su fabricación, como la cantera local y el bambú en distintas aplicaciones. También se incluyeron eco-tecnologías como la captación, filtrado y captación de agua pluvial, así como el tratamiento de las aguas negras y grises, mediante el uso de biodigestores y filtros.

La participación de la comunidad se llevó a cabo mediante la inclusión de los miembros de la cooperativa en las decisiones de diseño desde las etapas iniciales del proyecto, fomentando el diseño colaborativo, y la apropiación del espacio. Se trabajó con la cooperativa para la supervisión activa de la obra, así como en el control administrativo, consiguiendo resultados positivos con un presupuesto muy limitado.  Adicionalmente, se seleccionaron materiales que fomentaran la mano de obra local y que requieren de mayor personal especializado, a diferencia de las construcciones con materiales convencionales. También se diseñaron elementos de iluminación que pudieran ser producidos de manera local, siempre con la filosofía de generar empleos locales y la mayor derrama económica posible.

La preservación de la identidad se propició mediante el juego geométrico de la volumetría, el cual reinterpreta la clásica tipología de la arquitectura vernácula de las viviendas tradicionales. También es parte importante la selección de materiales locales, el uso de elementos de la arquitectura local como las puertas y ventanas de madera, el uso del rodapié de cantera, la incorporación de las artesanías en elementos de iluminación y mobiliario.

La integración al paisaje se logró mediante el uso de geometría orgánica, la cual dialoga con la accidentada topografía del sitio de una manera libre y lúdica. El volumen emerge de la tierra, enfatizando las vistas hacia el cafetal biodiverso, e invitando a la vegetación a que lo invada y juntos se transformen en un solo elemento de paisaje.