HOTEL GRAND HYATT BOGOTÁ

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
Autores: Andrés Valcarcel Martínez. Colaboradores: Construcciones planificadas. 

Localizado en la ciudad de Bogotá, dentro del plan maestro de la Ciudad Empresarial Sarmiento Angulo. Es el proyecto inmobiliario no residencial más grande en la ciudad, situado a lo largo de la Avenida el Dorado, a mitad de camino entre el aeropuerto y el centro histórico de la ciudad. Son 77.400 metros cuadrados construidos, que albergan dos salones de eventos, spa, piscina, salas de juntas, dos restaurantes y 373 habitaciones, que incluyen 51 suites. El proyecto está diseñado para integrar la arquitectura dentro de su contexto y fusionar las torres en una gran plataforma de espacio público.

El hotel está concebido con una base en piedra y cristal de tres pisos diseñados para reflejar la disposición interna del programa arquitectónico y sus amenidades, formando un límite entre el paseo interno de la Ciudad Empresarial y el barrio adyacente. El vestíbulo principal está situado en el punto más estrecho, creando un enlace de conexión transparente desde el paseo urbano hasta el vecindario contiguo. A lo largo de la fachada del paseo se encuentra un comedor al aire libre y amplios espacios de reunión para crear un ambiente activo y acogedor para la ciudad y el Hotel.

Elevándose desde la base del podio, la torre elíptica que alcanza 65m de altura, está diseñada para contrastarse dentro de lo rectilíneo de las torres de oficina.  La fachada curvada crea un centro simbólico al complejo mientras que gesticula hacia la ciudad y de paso le da apertura a las magníficas vistas de las habitaciones a la ciudad y a los cerros.  Ésta fachada de cristal reflectante, está diseñada para simbolizar la llegada de la ciudad moderna y progresista a Bogotá, es un refugio de cristal. 

Aprovechando las condiciones climáticas ideales de Bogotá, está diseñado de forma sostenible para promover la relación con el medio ambiente.  Dos atrios centrales dentro de la torre elíptica permite además de vivir la vida hotelera, que el aire fresco se mueva naturalmente a través de los diferentes niveles, inyectando luz natural y moviendo el aire fuera del edificio a través de ventiladores localizados en el perímetro del tragaluz superior, aumentando la comodidad de los huéspedes del hotel y minimizando el uso general de energía del proyecto.  Mientras tanto, los materiales de la fachada fueron seleccionados cuidadosamente para proporcionar un rendimiento óptimo específicamente para el clima de Bogotá, lo que llevó a una reducción del 19% en el uso de energía, con la opción de alcanzar una calificación en el proceso de certificación LEED en el nivel Plata (en proceso).

Para lograr esto durante el diseño y la construcción del Hotel, se tuvo en cuenta parámetros de construcción sostenible. No solo en búsqueda de la certificación LEED, sino como parte de las políticas sociales y ambientales de la organización. Este tipo de estrategias fueron enfocadas en disminuir el impacto ambiental asociados a la construcción y operación del Hotel, buscando disminuir la generación de residuos, mejorar el desempeño energético, mejorar la productividad de los empleados, entre otras estrategias.