JARDÍN CIUDADANO

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
MENCIÓN INTERNACIONAL BAQ2018
MÉXICO
PRÁCTICA ARQUITECTURA. DAVID MARTÍNEZ

La historia del Jardín Ciudadano empieza mucho antes del proyecto mismo, remitiéndonos a 2014, cuando este predio iba a convertirse en un estacionamiento público. Ante la presión social y de organizaciones, se abrió un concurso a propuestas, el cual ganó Jardín Ciudadano y su intención de generar un refugio natural en la ciudad.

El predio que se encontraba en desuso aportó como base un valioso vacío entre el congestionado tejido urbano. Se conservaron unos árboles existentes a excepción de 4 que estaban enfermos o muertos y la tierra del sitio se usó como agregado para colar las bancas.

Como arquitectos y usuarios de la ciudad, pensamos en la preexistencia urbana y social como oportunidad, de esta manera se optó por conservar la idea de cruzar el predio en diagonal y no tener que bordear el mismo, un modo de atajar, pero también de despertar al peatón en su deambular por la ciudad. La transición desde la calle se enmarcó con dos pabellones de servicio que además de su uso como bodegas, ayudan al cambio de escala, de la verticalidad de los edificios colindantes de hasta diez niveles, a la horizontalidad del jardín y la escala humana del mismo.

El proyecto se remetió 2.5 metros del límite de propiedad, que junto con los 2.5 metros de banqueta que ya existían, consigue un desahogo visual y espacial de transición entre el Jardín el espacio urbano.

El Jardín ciudadano se puede traducir como una casa con patio central, el símil de un hogar en el que el gran claro central expresa la idea de un espacio abierto y social, libre de programa y flexible para ocuparse de formas diversas. En sus esquinas, cuatro claros en la vegetación se conectan con dicho patio por medio de unos sinuosos recorridos que parecen adentrarse en la vegetación, para posteriormente abrirse a estos espacios estanciales, donde el paisaje es la materia que permite habitar el espacio.

El carácter del jardín permite espacios íntimos, vegetación profusa que cumple como límite y guía de recorridos semi-laberínticos, descubrir, contemplar la penumbra, y hacer de transición de espacios grandes a pequeños para sorprender al usuario en su recorrido. Haciendo del Jardín, un escenario vivo que crece, reacciona, cambia de olores, colores y formas, y finalmente se convierte en un ciudadano más.

El proyecto Jardín Ciudadano es un acercamiento a la posibilidad de vivir el centro de la ciudad de una forma diferente. Un espacio común y de encuentro que desde su origen se alzó como un foro donde compartir ideas, conocerse, expresarse y mejorar como ciudadanos, tanto de manera colectiva como de manera individual en un ambiente de silencio y misterio. Cuando se rechaza la historia, se rechaza la búsqueda de la memoria y provoca el desapego de la calidad humana. El Jardín Ciudadano es el reflejo de la lucha por promover espacios que la gente pueda recordar, valorar y compartir a nuevas generaciones, proyectados no solamente como lugares de recreación o esparcimiento, sino como lugares de reflexión, permanencia e identidad.