LA CASA DE ORACIÓN

BAQ2018
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
MENCIÓN NACIONAL BAQ2018
ECUADOR
NATURA FUTURA ARQUITECTURA

Arquitectura como intermediaria de encuentro, reflexión y restauración.

La luz se desliza sobre el espacio para satisfacer la necesidad del hombre para con su fe. Se requiere tener un nuevo espacio de oración, mucho más amplio y con características que generen una identidad propia.

Ubicada en la ciudad de Babahoyo, Provincia de Los Ríos, Ecuador, en el sector de la cinco esquinas, barrio joven y vulnerable con problemas de seguridad, con una población en aumento, desde hace más de 20 años.

Se  trabaja con recursos muy limitados, que se logran gracias a colectas de los fieles, constituyéndose no en un cliente individual sino a un grupo.

La arquitectura inclusiva y el compartir

Uno de los objetivos del espacio es el trabajo con niños, la realización de talleres y prácticas sostenibles, generándose una apropiación de la ciudadanía del espacio y permite un proceso de vigilancia del sector.

Si bien la construcción de la Casa de Oración, constituye un ejercicio de inclusión el espacio no queda totalmente terminado; su arquitectura estará en permanente  construcción, mientras se vaya recolectando los fondos para hacer más adecuaciones.

La lectura de lo local

La idea de permitir una arquitectura completamente permeable, que sostenga el discurso de ir conectando la ciudad, a  través de rasgos particulares, que van tejiendo una idea más ordenada y respetuosa de su identidad,  apoyando la inclusión de mano de obra local, el rescate de su materialidad, entrando en el juego de crear sistemas constructivos en experimentación continua.

Inicialmente existió en el lugar una Casa de Oración antigua, en mal estado, de la cual se rescataron vigas de madera utilizándolas en celosías  y en el 70 % de su estructura, planchas de zin pintadas, dejando las paredes  de buen estado, limpiando los ladrillos y sellándolos.

Así por ejemplo se observa la triangulación de vigas con tensión, mampostería de ladrillo visto y zinc pintado. Madera en las fachadas trabajadas en mallas permiten tener transiciones de luz y permeabilidad. 
Luz natural se cuela por el techo, baña en altar del local y genera una relación luz sombra en el interior.

Más allá del resultado material la arquitectura cuando toca sus temas debe conciliar emociones, hacerlas nacer, bullir, arder, o simplemente generar estados de calma, de paz, de silencio.

Una arquitectura que va más allá de un resultado material, hace que la ciudad sea parte de ella, conecte y permita que una serie de emociones motiven al regocijo espiritual. Espacios que ayudan al ser humano a su desarrollo personal, su enriquecimiento espiritual y su sanación.