LA TORRE DEL NAPO WILDLIFE CENTER

BAQ 2016
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
ECUADOR
CAÁ PORÁ ARQUITECTURA, SIETE86 ARQUITECTOS, INGENIERÍA ALTERNATIVA, COMUNIDAD KICHWA AÑANGU, PAULA IZURIETA, GABRIEL MOYER-PÉREZ, SERGIO CALDERÓN, ESTEBAN LOZA, ISIDRO ITURRALDE, IVÁN AULESTIA, PATRICIO CEVALLOS, DANIEL CRUZ, JIMENA LÓPEZ

La comunidad Kichwa Añangu, radicada dentro del Parque Nacional Yasuní, cambió su actividad económica de la agricultura y caza al ecoturismo en 1998. Dicho cambio permitió, en buena parte, que la comunidad mejore su calidad de vida, conservando a la vez las actividades tradicionales que la caracteriza y preservando la biodiversidad única de su territorio. Crearon un lodge, El Napo Wildlife Center, que es ahora conocido internacionalmente como uno de los mejores lodges en la Amazonía continental. Desde hace 10 años, el proyecto genera una diversidad de ingresos para la comunidad, y el dinero excedente de la operación turística es destinado para proyectos educativos, productivos, sociales, culturales, organizativos y conservacionistas, dentro de la comunidad.

La Comunidad Añangu mantiene una visión emprendedora de seguir creciendo tanto económicamente, mediante el turismo, como en el desarrollo de planes de educación y construcción de infraestructura moderna y ecológicamente responsable. En este esfuerzo, los lideres de la comunidad han solicitado el apoyo de actores externos para proyectos puntuales. La construcción de la Torre del Napo Wildlife Center es un ejemplo, que en este caso corresponde a un plan macro del crecimiento de la comunidad.

El nuevo mirador, a 30 metros de altura, contiene un comedor y un centro cultural, los cuales fueron diseñados mediante una serie de talleres participativos con todos los miembros de la comunidad. Dentro de estos talleres se realizó un estudio de mercado local e internacional con el fin de incrementar la presencia del lodge en el imaginario turístico global. Para hacerle frente a los retos de la construcción—que incluían transportar el material constructivo por río, incluso a remo— se propuso la creación de nuevas formas de construcción, basadas en un sincretismo cultural que se apoyara en los conocimientos ancestrales de la comunidad, pero que a la vez sea capaz de utilizar materiales introducidos por la modernidad. Este proceso resulto en una torre de más de 1.200 m2, en 7 plantas, con estructura mixta de madera local y tubos de perforación petrolera reciclados. Las columnas compuestas permitieron una reducción significativa en el uso de materiales, lo cual resultó en la torre de madera más alta de la Amazonia ecuatoriana y una de las más altas del país. Los tubos de perforación reciclados, por su elasticidad y flexibilidad, son sismo-resistentes y se adaptan bien a los vientos fuertes—además que el ensamblaje entre los tubos y las madera permite que cada material vibre independientemente. Las cubiertas, que abren la vista hacia el paisaje en cada nivel, se realizaron con tejidos tradicionales de paja toquilla y palma real que tienen una vida útil de más de 20 años.

La torre del Napo Wildlife Center fue, finalmente, un logro y un orgullo para la comunidad. Se logró, entre otras cosas, mostrarle a los niños y niñas de Añangu de que sí es posible vivir en la modernidad mediante el desarrollo de sus tradiciones ancestrales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *