MADERAS ESTRUCTURALES DEL ECUADOR

BAQ2018
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE
PRIMER PREMIO NACIONAL BAQ2018
ECUADOR
EVA ARPI, PEDRO ESPINOSA, DIEGO PROAÑO, LUIS BARRERA, MARÍA UGALDE, ISMAEL LAZO, JUAN FRANCISCO MOREJÓN, MARÍA JOSÉ PALACIOS, ANTHONY CRESPO

Esta publicación académica pretende ser el resultado visible de un proyecto de investigación que en principio nació en las aulas universitarias pero que busca situarse como un atractivo e innovador formato de difusión para el público en general. El documento identifica, clasifica, y establece criterios de uso para las maderas de tipo estructural más usadas en el Ecuador.  Este reconocimiento ya no empírico, sino técnico y arquitectónico permitirá una mejor aplicabilidad de la madera y sus procesos.  La carencia de documentos de consulta específicos sobre el tema, no sólo ha estado presente en la cátedra universitaria sino especialmente detectado en su posterior aplicación al oficio constructivo. Por este motivo, la publicación no está  enfocada exclusivamente a generar un inventario o cartilla técnica, sino que busca convertirse en una herramienta práctica de consulta, para que; estudiantes y profesionales de la arquitectura vinculados con el mundo de la construcción puedan tomar  decisiones acertadas en cuanto al escogimiento de un determinado tipo de madera según un proyecto específico.

Históricamente, la madera ha sido uno de los principales materiales de construcción.  Su disponibilidad, flexibilidad y adaptabilidad a casi todos los lugares geográficos y diferentes necesidades humanas le sitúan en el puntal más alto de materiales óptimos y accesibles en la arquitectura.  Pero el hecho de que sea un material de construcción de naturaleza orgánica, complica su análisis y su selección ya que sus propiedades físico-mecánicas dependen de muchos factores propios o externos al árbol como materia prima.  Su lugar de crecimiento, el clima, la edad de corte, el grado de humedad, la dirección de las fibras, entre muchos otros factores; determinan el uso correcto y la durabilidad que la madera pueda tener como material de construcción en una edificación.  La complejidad de estas variables supone un análisis demasiado extenso que va a variar significativamente para cada región o país.  En el nuestro específicamente, en donde tenemos la particularidad de contar con diferentes pisos climáticos concentrados en un territorio relativamente pequeño, este análisis resulta muy interesante debido a que por la cercanía tan estrecha entre ciudades con climas tan distintos, el uso de la madera como material de construcción no se da exclusivamente en el entorno de donde proviene el árbol, sino se produce un verdadero “intercambio” de especies desde un clima a otro, teniendo una oferta extensa de posibilidades que resultan fáciles de obtener y transportar.  

Al mismo tiempo,  se demuestra que manejar una producción sostenible de madera es posible. Mundialmente los esfuerzos recaen en explotar este recurso de una manera controlada, respetando normas amigables con el medio ambiente,  y evitando la extinción de especies por talas descontroladas.

La madera es un material increíblemente versátil y muy fácil de trabajar, además posee muy buenas propiedades estructurales para la construcción.  Esta investigación invita a repensar la madera como un material estructural contemporáneo y sustentable.  Y por esa misma razón, el redescubrir la belleza expresiva de la arquitectura a través del manejo correcto del material y del uso apropiado de nuestros recursos.