MASSIMO DUTTI MASARYK

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
Autor: Rosalba Rojas Chávez. Colaborador: Javier Sordo Madaleno De Haro.

La nueva tienda insignia de Massimo Dutti se encuentra sobre la Av. Presidente Masaryk, una de las vías más prestigiadas en la Ciudad de México. Esta se considera la milla dorada de la ciudad, ya que alberga las mejores marcas y recientemente fue renovada para una mayor calidad urbana.

Con el objetivo de convertir el edificio en una auténtica pieza arquitectónica que pueda servir como referente estético dentro de este privilegiado entorno, la escala y el diseño del proyecto refleja el deseo de integrarse dentro del barrio de Polanco.

La fachada del edificio se diseña conservando el paisaje formal de niveles y vanos de la arquitectura histórica de la zona. El ritmo de módulos rectangulares es una trama ortogonal de estructura metálica, mientras que la textura de la fachada es una celosía inspirada en la reinterpretación de la tradicional herrería de Polanco. Esta genera una serie de nichos rectangulares que se repiten aleatoriamente dentro de esta malla ortogonal.

Se puede afirmar que es una arquitectura viva y flexible. Cada uno de estos nichos se convierte en ventana, escaparate o elemento cerrado, dependiendo de la relación que guarde con el interior. Este sistema tan solo se ve interrumpido por el paño de cristal que enmarca el acceso principal con una gran ventana vertical de triple altura.

La fabricación de esta celosía se reprodujo en moldes para ser elaborada en fibra de vidrio. Una colaboración magnífica entre la manufactura tradicional local y los sofisticados sistemas tecnológicos.

La experiencia del cliente inicia desde la presencia urbana del edificio, al acceder al interior el usuario es recibido por nuevas sensaciones bajo un imponente vestíbulo de doble altura. En su interior, la tienda se concibe como un espacio urbano y contemporáneo en un estilo minimalista. Con líneas sencillas y pureza en los materiales, se logra crear un espacio versátil y atemporal, que no interfiere con las demandas de la moda para que el gran protagonista, sea el producto.

El núcleo de circulaciones verticales se conceptualizó como un elemento escultórico que daría la bienvenida a los clientes siendo el remate visual al acceder a la tienda. El mobiliario es sencillo y con formas geométricas en madera y detalles en acero. Bajo el mismo esquema, las piezas clásicas de la marca se reinterpretaron y simplificaron para integrarse a este espacio. Se diseñaron algunas piezas originales para esta tienda como los escaparates colgantes, mesas de exhibición y área de pago.

El rooftop está pensado como un complemento a la experiencia de la tienda para el cliente. Será un espacio versátil que goza de una inigualable vista al skyline de Polanco, donde se albergarán eventos de la marca. La selección de materiales estuvo centrada en la esencia clásica pero innovadora de la marca para crear una atmósfera neutra. Se utilizaron piedras claras complementada con acentos en madera y metal.

La combinación de los elementos arquitectónicos mencionados junto con el empleo de la sobriedad cromática al interior se convirtieron en las herramientas para conseguir la elegancia que la marca representa.