MUSEO PARQUE CENTRAL

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
Autor: Guillermo Carreño Saldarriaga. Colaboradora: María Teresa León. 

Bogotá, al pie de imponentes cerros, se desarrolló a lo largo del Siglo XX de manera horizontal, expandiendo sus límites a través de la sabana. El Siglo XXI trajo una propuesta alternativa de crecimiento urbano vertical, que busca reducir largas distancias y tiempos de desplazamiento como solución para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

El Centro Internacional, sector financiero donde surgieron los primeros edificios de altura, mantiene gran cercanía al centro histórico de la capital, y está conectado con tres de sus principales corredores de movilidad: la Carrera Séptima, la Avenida Caracas, y la Avenida El Dorado. A pesar de esta privilegiada ubicación, ésta zona, al igual que el resto del centro de la ciudad, había perdido hacía décadas su atractivo. Al ubicarse en el último lote contiguo al Parque Central Bavaria, único parque del barrio, Museo tenía como misión ser uno de los principales proyectos que estimulara la revitalización que se está fomentando en el centro de la capital.

Teniendo en cuenta estos factores, el reto yacía en poder edificar en este lote de 5.541 m2 un proyecto que cubriera una variedad de propósitos. El resultado es una torre de 83.932 m2 que cuenta con 11 locales comerciales, 55 oficinas y 467 apartamentos de distintos formatos y con visuales exteriores únicas, complementados por múltiples espacios de servicio, sociales y deportivos. Se ideó un diseño modular en la estructuración de plantas que permitiera una gran adaptabilidad a los cambios de demanda que el mercado pudiera experimentar durante la década de su desarrollo. Con esta solución, se podían realizar cambios internos sin que se viera afectada la fachada de vanos y llenos que define el carácter del proyecto.

Museo Parque Central, se estableció desde su concepción como un símbolo de la ciudad; su volumetría escalonada que busca un empalme fluido entre el nivel urbano del parque con la altura de los rascacielos vecinos lo hace una gran contribución al creciente skyline de torres icónicas. El uso del ladrillo es característico del estilo arquitectónico de la capital (una vez tildado de “tradición” por el famoso arquitecto Rogelio Salmona), y que hace a Museo único entre las fachadas de vidrio y concreto que portan los otros edificios de altura. Con sus cuarenta y tres pisos, es la torre de ladrillo más alta del país. Un proyecto creado con este lenguaje estético, es empedernidamente bogotano, y al hacer uso de este material se logra ligar una propuesta moderna y renovadora que refleja el potencial metropolitano de la ciudad con un estilo fiel a unas raíces que reafirman su estatus como emblema de Bogotá.