MUSEO Y PLANTA DE EL ZAPOTE BREWING CO

BAQ 2018
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
GUATEMALA
AUTORES: Axel Paredes, Paredes Alemán Arquitectos

La micro cervecería, El Zapote, ubicada sobre el Bulevar Castillo Lara en la Zona de 2 de la ciudad de Guatemala, consiste en una construcción de aproximadamente 1,500m2 para la producción artesanal de cerveza, catado, reuniones, tienda de obsequios y áreas de exhibición, igualmente incluye 800m2 ubicados en el interior de edificaciones históricas pre existentes.

Se rehabilitaron y restauraron áreas pertenecientes al Museo Industrial de Cervecería Centroamericana para destinarlas a nuevos usos, conservando los tanques de fermentación y bodegas de materia prima de la antigua planta de producción de cerveza, fundada en 1886. Se definieron nuevas áreas de exhibición, oficinas y laboratorios, así como un área de multimedia dentro de la estructura histórica existente. Se respetó carácter industrial de la edificación, exponiendo el ladrillo original de las paredes interiores con una nueva textura rugosa, lo cual contrasta con el ladrillo nuevo utilizado en la construcción y generando diálogo entre lo nuevo y lo histórico. Igualmente, se expusieron los techos abovedados de concreto, así como los refuerzos de estructura metálica. El objetivo del diseño es resaltar la naturaleza constructiva y la pureza de los materiales del edificio existente.

Frente a esta construcción, se ubicó la nueva planta de la micro cervecería. Se diseñó una estructura metálica que articula ambas edificaciones perpendicularmente y genera un atrio techado de 12m de altura, permitiendo el ingreso de luz natural. Paralelo al atrio, se ubica un puente industrial con una luz de 21m de longitud que alberga el área de catado en el primer nivel y el área de envasado en el segundo.

La fachada original de la planta antigua fue restaurada para exhibir su arquitectura histórica. Esta ahora retoma vida como fachada interior para servir como fondo a las nuevas ollas de cocimiento de cobre ubicadas en una plataforma en el espacio central, el cual, junto a la fachada antigua se encuentran enmarcados por un monumental umbral de madera. De esta manera, ambas edificaciones y los elementos industriales, se aprecian como un mismo conjunto.

Los materiales utilizados para la fachada frontal son ladrillo y detalles metálicos. La presencia de ladrillo es importante en el contexto del proyecto, razón por la cual se seleccionó para lograr una mejor integración al contexto. Con el ladrillo se genera un patrón repetitivo, que se interrumpe sobre el ingreso al proyecto, donde la fachada rota 5° en planta, definiendo el punto de entrada y alineándose al edificio antiguo en el interior. Por dentro, la fachada es dentada formando un zigzag en planta, abrazando los contrafuertes estructurales del muro y generando efectos de luz y textura para el área de catado.

Los espacios íntimos del museo industrial logran interactuar con los nuevos espacios amplios de producción y catado, creando una armonía fluida entre lo histórico y lo contemporáneo, también con el contexto urbano.