PARQUE CULTURAL DEBORA ARANGO

PARQUE CULTURAL DEBORA ARANGO. 007

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
JAVIER VERA ARQUITECTOS SAS, JAVIER VERA, ANA ISABEL VALENCIA, ALEJANDRO VELASQUEZ, LISANDRO VARGAS

El Centro cultural integrado Débora Arango presenta un enfoque contemporáneo de la gestión de la cultura desde su estrategia básica: accesibilidad, convergencia de lo multidisciplinario y brindar condiciones de desarrollo de actividades al interior y entorno a él. Se potencian la libertad y el desarrollo humano como ideales y conceptos de la artista Débora Arango, referente en el panorama artístico Antioqueño.

 El planteamiento de lo público se traslada al espacio abierto a la comunidad que tiene por objeto representar y promover valores e intereses artístico-culturales dentro del lugar. La propuesta para el parque incorpora nuevas experiencias con la naturaleza, contacto con sentidos como termocepción, la orientación espacial, el tacto, la vista, el oído…

El carácter multidisciplinario presenta el desarrollo de servicios culturales y actividades de creación, formación y difusión en diferentes ámbitos de la cultura. El parque contempla 3 áreas: La biblioteca pública de Envigado, que cuenta con 6.000 unidades de material bibliográfico, la cual se complementa con Ludoteca, sala de lectura general , formación en TIC, sala infantil y sala de bebés. El componente artístico y cultural que promueve la apropiación de las áreas externas del parque con actividades al aire libre. Y el centro de innovación educativa regional que trabaja en alianza con Corea del Sur, espacio para la producción, operación, organización y gestión de contenidos educativos y formación de docentes del Eje Cafetero, Chocó y Antioquia.

La propuesta formal del Centro cultural, focaliza la libertad en la expresividad subjetiva que hace parte de todo proceso creativo y, manifiesta su materialización a través de dos volúmenes girados respecto al trazado urbano. Se ofrece un hall de acceso materializado en una plazoleta cubierta como lugar de conexión y de interacción social. La plazoleta enlaza con los recorridos internos que albergan experiencias visuales de incorporación del contexto: inmediato y lejano, a través de los vanos de fachada. Los volúmenes son contenedores que permiten un manejo coherente e independiente de los espacios, a través de su concepción estructural. La optimización y adaptabilidad de los espacios facilita las transformaciones en el tiempo, incorpora lo público y privado a un sistema flexible. El planteamiento estructural propuesto permite ocupar los espacios interiores entre las vigas principales de forma aleatoria, produciendo una amplia diversidad de plantas y secciones, adaptables a los diferentes requisitos programáticos presentes o futuros.

El concepto de Centro Cultural que se quiere concebir, se asociará a la idea de inclusión y tolerancia a la diversidad. Un enfoque que nos lleva a entender el Centro como un factor cultural, como el escenario propicio para que los agentes educativos desarrollen las nuevas manifestaciones de la cultura, sin excluir el conocimiento preexistente, por el contrario, utilizándolo como el piso cognitivo del cual comienza el escudriñamiento del conocimiento nuevo.

Lo significativo de la propuesta urbano arquitectónica, está en la accesibilidad, en su tejido con el contexto y la naturaleza y, la flexibilidad para la transferencia de las fuentes de conocimiento. Se logra de la manera más fluida y eficiente que los elementos naturales del parque como los árboles, se hibriden con elementos artificiales como las rampas, muros, escaleras y el propio edificio. Se vivencia la articulación de los espacios y su relaciones interior – exterior, a través de recorridos peatonales, terrazas, miradores.

El hecho urbano – arquitectónico orienta al transeúnte en su navegación por dicho maremagnum de conocimiento, estableciendo relaciones de habitabilidad de lo urbano público a lo interior. La edificación como Centro Educacional y Cultural, es un lugar en el cual la comunidad puede encontrar canales de transferencia de conocimiento. Partiendo de esta idea se desarrollan en el interior todas las expresiones de la cultura en la diversidad de la composición espacial y programática.

Habitar el centro cultural integrado es descubrir un repertorio de espacios especializados que conducen a estancias agradables y disfrute de las características creadas en la arquitectura.

Lo significativo de la propuesta urbano arquitectónica del centro cultural está en la accesibilidad, en su tejido con el contexto y la naturaleza y la flexibilidad para la transferencia de las fuentes de conocimiento. Se logra de la manera más fluida y eficiente que los elementos naturales del parque como árboles y fuentes de agua, se hibriden con elementos artificiales como las rampas, muros, escaleras y el propio edificio. La propuesta del centro cultural es orientar al transeúnte en su navegación por dicho maremágnum de conocimiento, estableciendo relaciones de habitabilidad de lo urbano público a lo interior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *