PASAJES RESIDENCIALES

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
COLOMBIA
AUTORES: El Taller de (S): Santigo Pradilla, Sebastián Serna.

Reconocida en sus inicios como “la Calle Real”, la Carrera Séptima se traza como el eje principal de Bogotá y, a lo largo del tiempo, ha sido la encargada de tejer la ciudad de Sur a Norte. En 1948, el Bogotazo devasta el centro histórico y genera una ruptura urbana estableciendo dos marcados polos, el Sur y el Norte. En consecuencia, la histórica interacción entre las que fueron las plazas más importantes de la ciudad colonial, la Plaza Bolívar y la Plaza de Las Cruces (antigua Plaza de Armas), queda interrumpida. Entorno a la primera, se alza una barrera de edificios gubernamentales que dan la espalda al barrio de Las Cruces, fomentando así su estigmatización y olvido.

Pasajes Residenciales forma parte de una serie de acciones estratégicas que buscan rescatar la conexión entre ambos lados de la ciudad que proponen una apuesta para la regeneración de este sector fuertemente deteriorado.

El proyecto está formado por tres edificios independientes que se adaptan a una tipología histórica que estaba desapareciendo: los pasajes. Se propone entonces tres variaciones arquitectónicas: un catálogo de posibilidades que impulsa la generación de vivienda en Las Cruces sin perder su carácter histórico.

El proyecto mantiene la escala humana característica del sector. Para ello, en contraposición a los edificios masivos y homogéneos que caracterizan la vivienda económica de Bogotá, se recurre a estrategias formales como los cambios de altura, juegos de luces y sombras, los reflejos y los juegos de perspectiva, así como proyectar el vacío como espacio esencial en cada uno de los tres edificios.

Por último, se realiza una cuarta acción estratégica correspondiente a la recuperación hídrica del monumento la Garza ubicada en la Plaza de Las Cruces, simbolizando la regeneración urbana y social del barrio. Estas intervenciones demuestran que es posible volver a habitar el barrio, respetando su historia y logrando un proyecto digno y profundamente humano. 

Pasajes Residenciales, en búsqueda de la recuperación del sector, se abre a la calle y crea ciudad. La elección de mantener la tipología existente posibilita la conformación del perfil urbano y la creación de comercio en la planta baja lo cual reactiva la vida de barrio. En el interior, una de las estrategias para lograr calidad arquitectónica ha sido entender el vacío como parte esencial del proyecto. El diseño de cada uno de los patios interiores logra, no solo obtener riqueza espacial, sino ofrecer una gran variedad de maneras de habitarlo: se intercalan espacios contemplativos y silenciosos con lugares de encuentro y recreación. El espacio privado está formado por gran diversidad de viviendas, un abanico de posibilidades abiertas a las necesidades de sus habitantes. Esto garantiza una heterogeneidad vecinal que enriquece la vida comunitaria.

El logro del proyecto Pasajes Residenciales ha sido crear, con un presupuesto reducido, una vivienda digna y profundamente humana, que se integra de forma sutil en un contexto con valor patrimonial y gran potencial urbano.