PLAZA VÍCTOR J. CUESTA

BAQ2008
CATEGORÍA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
CUARTA MENCIÓN DE HONOR
ECUADOR
DURAN & HERMIDA ARQUITECTOS ASOCIADOS: JAVIER DURÁN Y MARÍA AUGUSTA HERMIDA/COLABORADORES: SONIA GUZHÑAY, EDISON CASTILLO, FERNANDA AGUIRRE, JOSUÉ VEGA, CRISTIAN SOTOMAYOR, FOTOGRAFÍA: SEBASTIÁN CRESPO  CONSTRUCCIÓN: ILUSTRE MUNICIPIO DE CUENCA, ECUADOR

El proyecto de Readecuación de la Plaza “Víctor J. Cuesta” partió de un estudio minucioso del lugar, de los usos, de las circulaciones y de los niveles de la Plaza pre-existente.

Se propuso crear un espacio abierto con una única plataforma que se adapte a los niveles de las cuatro esquinas de manera que se garantice la accesibilidad a todas las zonas. La plataforma se construyó con pavimento de piedra que va desapareciendo paulatinamente para dar paso a la hierba. Para superar los desniveles dividimos la plataforma en 7 franjas transversales. Estas franjas respectan la pendiente natural del terreno y hacia la zona verde se convierten en terrazas horizontales. En esta parte construimos unos muros de contención, que a su vez sordas bases de las bancas, que nos permiten superar las diferencias de nivel entre una terraza y otra.

Las franjas transversales se definen a través de los canales de recolección de agua lluvia y de las bancas de madera de teka que se asientan sobre muros que en unos casos son también muros de contención. La combinación de madera, acero oxidado, piedra y verde dan un carácter particular a la Plaza que la adapta de manera correcta al centro histórico de Cuenca en onde está emplazada.

La zona en donde prima la piedra está pensada como lugar de encuentro, de presentaciones y representaciones, circulación y espera para el bus.

La zona en donde prima el verde está destinada a lugar de juegos para niños y descanso, en ella se construyó una pérgola que tamiza la luz y protege a los usuarios del sol y se sembró varias especies nativas que en su momento cubrirán parcialmente la pérgola y taparán la vía interior que permite el acceso de los vehículos de los vecinos. Se respetó todos los árboles preexistentes y se sembraron otros 5.

En cuanto a la iluminación se colocaron una serie de lámparas bajas que definen la circulación en diagonal dentro de la plaza y una serie de lámparas que iluminan la circulación exterior de la Plaza.

El monumento a Víctor J. Cuesta se trasladó a una zona donde puede ser apreciado desde cualquier punto de la Plaza y se le colocó a una altura en donde puede ser apreciado por todos los transeúntes.