PÓRTICO PALMETO

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
Autor: Carlos Patrón Ibarra. Colaboradores: Alejandro Patrón Sansor, Ana Patrón Ibarra, Estefanía Rivero Janssen.

Pórtico Palmeto, es un edificio multifuncional que surge dentro de lo que fue la colección de palmas del Vivero de Cholul, un icónico pulmón verde de varias décadas de antigüedad, ubicado en el corazón de Cholul, una comunidad de origen maya-colonial perteneciente a Mérida.

El objetivo general fue desarrollar una forma de cohabitar con un entorno natural y social consolidado, a la vez que fuera un edificio funcional, versátil e inspirador para las actividades que se desarrollarían en él.

La actividad principal que se realiza en el complejo es la de taller/estudio de arquitectura; sin embargo, los espacios se diseñaron alejados a cualquier estereotipo relacionado a una oficina tradicional y se enfocaron a conseguir que la experiencia de trabajar en ellos sea más acogedora y doméstica, debido a la conciencia de ser un lugar en el que se pasa gran parte del día. Para los visitantes, el objetivo fue establecer una conexión sensorial con los valores del oficio arquitectónico-constructivo que promueve el taller.

El programa lo conforman una explanada multifuncional permeable, un jardín/andador peatonal como parte del plan maestro, un pórtico programado con terrazas y zonas de relajación que también vestibula las áreas públicas y privadas, una sala de estar/juntas, una cocineta, un baño completo, una bodega, un área de trabajo, un patio central y una terraza abierta en azotea con dos medios baños y cuarto de máquinas.

La construcción se emplaza al fondo del terreno por consideraciones funcionales y de progresividad en el plan maestro del que forma parte, y mantiene su visibilidad desde la calle como estrategia de seguridad barrial. Su volumetría se define a partir de un levantamiento de árboles existentes, así como de los sistemas pasivos que implementa. El pórtico implementa paneles desplegables de bambú producido en la zona, que controlan la insolación, el nivel de privacidad y la seguridad del edificio contra vandalismo y huracanes.

El sistema constructivo es el más común en la región, a base de bloques, viguetas y bovedillas de concreto. Las losas fueron coladas con concreto impermeable y están aisladas térmicamente con paneles de poliestireno. Las instalaciones hidrosanitarias separan aguas grises y negras, mismas que son tratadas por medio de una trampa de grasas y un biodigestor, respectivamente. Toda la iluminación es Led y los equipos con tecnología Inverter.

Los acabados arquitectónicos son aparentes para reducir el mantenimiento. Los pisos son de concreto blanco desbastado con juntas de ecocreto para liberar la humedad del suelo, al igual que las placas precoladas en sitio con las que se ensambló el mobiliario fijo. Los muros y plafones tienen estuco bruñido pigmentado con el tono de la tierra del sitio.

Los colores se eligieron a partir de una gama extraída de la arquitectura popular del sitio, y por su capacidad de dialogar con las tonalidades de la vegetación preexistente. Ésta última se reforzó con especies endémicas, aromáticas y de consumo humano. Se implementaron jardines acuáticos que funcionan como controladores de mosquitos y atrayentes de fauna.