PROYECTO ARQUITECTÓNICO EJECUTIVO PARA EL CRUCE FRONTERIZO DE REYNOSA PARA EL SAT

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
AUTORES: FACULTAD DE ARQUITECTURA UNAM, Hernandez White Juan Carlos, Mota Espinosa Mary Carmen, Acosta Osorio Sara Aketzali, Buchan Lopez Carlos, Hernandez Guerrero Jose Eduardo, Hernandez Valdivieso Miguel Angel, Morales Amaya Joao, Oliva Iruretagoyena Pablo Humberto, Perez Paz Oscar, Porras Ibañez Jose Antonio, Romero Caloca Viridiana, Sanchez Morales Gonzalo Edmundo, Sotelo Duran Monserrat Rosalia, López Montiel Diego, Ramírez Romero Javier, Chávez Max Cárdenas Ana María Guadalupe, Franco Torres Luis Daniel, Nogueron Galicia Jael, Solis López Montserrat, Arsuam Estudios Y Proyectos Civiles S.A De C.V, Giovanini Arquitectos S.A. De C.V, Ingenieria interacción Y Proyectos S.A.A De C.V, Nlz Instalaciones S.A. De C.V.
 
La frontera que México comparte con Estados Unidos señala, además de los límites de dos países diferentes, la existencia de una zona económica que exige ser atendida con el mayor cuidado, lo mismo para facilitar los intercambios que aseguran el desarrollo que para anticipar y desincentivar la comisión de actos ilícitos en un medio particularmente delicado.

Por las circunstancias en que se han presentado las etapas de desarrollo de las ciudades fronterizas mexicanas las aduanas desempeñan también papeles de importancia en los conjuntos urbanos y, más precisamente, en las organizaciones de los centros de casi la totalidad de las ciudades que sirven. Una aduana fronteriza es una de las puertas de México y el cruce FRONTERIZO DE REYNOSA-PHARR, debe resolver los procesos de declaración, de revisión o de embargo de bienes, de mercancías varias y de carga que estimula la circulación de transeúntes, de vehículos ligeros y de grandes camiones de carga prácticamente de manera ininterrumpida.

Esta aduana tiene como actividad principal, la Importación y Exportación de mercancías y se constituye como unos de los puntos de cruce de carga más representativos de la frontera norte, por lo que incrementar su capacidad de posiciones en las plataformas, es de vital importancia para garantizar un aumento en los ingresos fiscales, una mejora en el tiempo de revisión y mejores condiciones de seguridad y control en el interior del recinto.

-Estricto apego a la operación del Control de Acceso.

-Generación de áreas verdes, vestíbulos y plazas cuyo diseño responde en forma clara al bioclima imperante.

-Sencillez y pureza geométrica.

-Dignificación y humanización de los ambientes tanto para los trabajadores del SAT como para los usuarios en general.

-Claridad y unidad cromática.

-Coordinación modular e integración de los elementos estructurales, acabados, cancelerías, herrerías, carpinterías y mobiliario.

El conjunto se concibe como la relación de “lleno” (edificio) y “vacío” (terreno) la cual deberá permitir que lo construido nunca sobrepase a las áreas libres.

Las secuencias espaciales entre elementos naturales y artificiales privilegiaran los remates y fugas visuales, bajo el criterio de andadores exteriores lineales que disminuyan recorridos peatonales.

Lo anterior se traduce en una evocación a “puertas urbanas” que prefiguren algo similar a una hitos de acceso a la aduana y se enfatizan mediante grandes cubiertas.

Por lo tanto, los espacios deberán relacionarse a través de linealidades claras que refuercen los procesos de revisión, embargo de bienes y mercancías varias así como el movimiento de las mismas; función primordial de la Aduana.

-Dar una respuesta óptima a los flujos de carga tanto de importación como de exportación, sin obstaculizar otros recorridos y accesos viales.

-Ofrecer a los usuarios accesos francos y controlados con respecto a las vialidades exteriores.

-La ubicación de los servicios está definida a partir de la accesibilidad de los insumos que requiere la Aduana, permitiendo con ello que el flujo peatonal, vehicular y el abasto se dé a partir de un menor recorrido interno.