PROYECTO MEMORIAL 27F

m27f

BAQ2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
GANADOR INTERNACIONAL BAQ2016
CHILE
RICARDO ATANACIO / JUAN AGUSTÍN SOZA

La relación que se establece entre la base y la construcción que ésta recibe es determinante en términos estructurales, espaciales y materiales. Pero además establece patrones de significación de la obra, de su programa y su valor espacial.

Paisaje y Contexto

La memoria y el paisaje se encuentran en un posicionamiento y redefinición permanentes dentro del campo de la arquitectura. Si bien existen acuerdos elementales sobre la forma y el espacio, las diferencias culturales, sociales, económicas, religiosas y todas las formativas predeterminan la percepción y la experiencia sobre un espacio de vocación solemne y territorial.

El contexto en el que se define el espacio se encuentra en transformación permanente, determinado por la condición temporal de la ciudad y el territorio.

El encargo es intervención de un paisaje urbano de terrenos construidos en base a rellenos en permanente proceso de transformación. Por lo tanto el tema se instala sobre  diversos requerimientos en simultáneo; situarse sobre una superficie y en una escala (la actual y sus posibilidades futuras), la activación y determinación de un escenario, la conformación de una imagen, la resolución de un espacio arquitectónico y de un programa de uso comunitario.

Hemos considerado que el monolito es la pieza inicial de toda iniciación del hombre en el paisaje, en forma recurrente, una y otra vez estamos ordenando la superficie que habitamos y así es programada de acuerdo a los usos y densidades que va cobrando.

La expresividad estereotómica, que representa la convicción del espacio a entregar una cualificación particular determinada por la temperatura, la humedad, la luz y la rugosidad de la superficie. Cualificados por un sistema de construir que define un espesor de muros, un basamento y una geometría que permiten la altura, espacio y rugosidad determinantes en la interioridad del intersticio.

La descripción del proyecto se verifica en la planta que se resuelve en dos ámbitos, en primer lugar por la apertura y estrechez de los espacios entre las torres, donde las perspectivas lejanas se quiebran permanentemente y se priorizan las perspectivas verticales que producen los encuentros y  el distanciamientos de las copas de las torres. Esto produce un recorrido cerrado propio del espacio de introspección. (2)

El tránsito desde la ciudad hacia la interioridad de los dos accesos al Memorial  se producen por la bifurcación de las circulaciones urbanas del borde de río, las ciclovías y las veredas. Por lo tanto se produce un ingreso natural  de los peatones que pasan desde la circulación junto a la autopista, donde se entregan las plazas de acceso y el circuito interior.

Memorial, el encargo de un espacio urbano, público y destinado a la conmemoración.

El proyecto Memorial 27F responde al concurso llamado en 2010 para levantar en el borde del río Bío Bío, en Concepción una obra conmemorativa en memoria de las víctimas del terremoto  – Tsunami del 27 de Febrero de 2010

El lugar definido para el proyecto es la ribera de uno de los ríos más importantes del país, sobre  un extenso paisaje desprovisto de una planificación  adecuada y en el que conviven áreas de pavimentos, sitios eriazos, conexiones viales y campamentos de viviendas informales. Sin embargo esta superficie es la zona de espacios públicos con mayor proyección de la ciudad. El sitio específico se encuentra entre dos puentes , en una franja de 60 metros de ancho y de 500 de largo y sobre el que se proyecta también la el futuro Teatro Pencopolitano

El teatro y el memorial son las piezas que determinan y cualifican en una escala urbana el territorio y los espacios entre los dos puentes.  Tanto la altura del teatro como la altura de 23 metros del memorial, son capaces de establecer relaciones concretas en un espacio urbano inscrito entre dos puentes, un río y una línea del tren que separa la ciudad. Territorio en el que además se suma la construcción de un centro comercial y una zona de campamentos iniciados en la década de 1960.

Definitivamente la proyección de esta zona es de crecimiento y de colonización de un borde urbano contemporáneo y coherente con los requerimientos de una ciudad industrial y comercialmente activa. Donde la densidad se encuentra en aumento progresivo y lo que hoy es un territorio en transformación en un tiempo limitado será un sector consolidado para las próximas décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *