REHABILITACIÓN DE LA PEATONAL DE LA AVENIDA CENTRAL

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE.
PARAGUAY
AUTORES: Nilson Ariel Espino, Miguel Ángel Espino.

La Avenida Central era la columna vertebral del centro histórico de la ciudad de Panamá, y la calle que lo conectaba con las áreas de expansión urbana.  El tramo entre la Plaza de Santa Ana (la plaza original del arrabal) y la Plaza 5 de Mayo (construida en 1916) se convirtió durante el siglo 20 en la principal arteria comercial de la ciudad, y en la década de 1990 fue convertida en calle peatonal.  Ya en esos años la avenida mostraba signos de decadencia, resultado de la competencia de los centros comerciales periféricos, y el proceso de declinación ha continuado hasta años recientes.  Este proyecto de rehabilitación busca reactivar la actividad comercial y la inversión en general, en especial dada la pujante recuperación del adyacente centro histórico colonial.

El diseño dividió la avenida según cuatro tipos distintos de ambientes.  En los tramos más angostos, se propuso una sección más convencional de “paseo”, donde se incorporan una fila de árboles y mobiliario urbano a la calle, para acompañar los frentes de los comercios.  En los tramos más anchos, se presentan 3 opciones.  En una, el centro de la calle se plantea como una “plaza” lineal, apta para presentaciones culturales y otros eventos. Esto se consigue colocando filas de árboles hacia los bordes y dejando el centro más abierto. En un segundo caso, el centro de la calle se ocupa como un macetero ajardinado, generando un ambiente tipo “parque”, que provea cúmulo de vegetación más intensos, limitando la circulación peatonal a los bordes cercanos a los comercios. Esta opción es conveniente en las entradas de la peatonal, y donde ésta se encuentra con calles que se atraviesan con tránsito vehicular. 

Finalmente, en una tercera opción, el centro de la servidumbre se destina a pabellones de vendedores, produciendo tramos de “mercado”.  La alternancia de estos ambientes provee variedad al recorrido y se adapta a los cambiantes entornos de la avenida y las características de su servidumbre, que varía en términos de ancho y pendiente.

Los maceteros (jardines) se diseñaron con suficiente altura para contener el suelo requerido para la vegetación, ya que no había posibilidades de demoler el pavimento original de la calle y poder sembrar sobre el suelo natural.  Para no generar un elemento tan alto, el borde del macetero cambia de altura en distintas direcciones, y los muros mismos se inclinan hacia adentro.  De esta forma, el macetero sirve de banca en sus puntos más bajos, y de recostadero en sus puntos más altos.  La vegetación se diseñó en franjas de colores que se aprecian en el plano del jardín, que se inclina hacia el observador en el lado correspondiente.  Los maceteros se construyeron en concreto visto, que contrasta con el ladrillo de arcilla en franjas de dos colores que se utilizó para el pavimento.  El proyecto incluyó nuevo mobiliario, nueva iluminación y soterramiento de tendidos eléctricos aéreos.