RESIDENCIA TV

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
Autor: José Daniel Terán Arizaga. Colaboradores: STUDIO ALFA, Patricio Javier Caamaño Gatarza, Christian Renán Endara Vargas, Daniel Andrés Ramón Fernández, Hector Andrés Bonilla Hermosa, Juan Pablo Jiménez Herrera, Miguel Ángel Arboleda Paredes, María Soledad Orozco Tamayo.

El lote se encuentra en una urbanización privada que no permite levantar muros perimetrales ni cerramientos vivos en el retiro frontal. Al frente se encuentra un parque que es parte del espacio comunal recreativo de la urbanización.

El condicionante de un espacio “público” al frente y la restricción de la generación de cualquier cerramiento frontal como filtro o barrera entre la vivienda y el parque producen un problema de servidumbre de vista que complica la dinámica familiar del cliente en los espacios sociales de planta baja. Sin embargo, la relación visual con el parque en planta alta es completamente opuesta.

El concepto nace después de analizar el lote, pero principalmente de entender las necesidades específicas del cliente y la dinámica familiar de ocupación espacial en el día a día. La familia del cliente había vivido en el exterior varios años y estaba acostumbrada a realizar muchas de sus actividades de interacción en espacios abiertos. Esto evidentemente es complicado cuando se tiene un lote con un frente tan público y un espacio de recreación comunal de vecino directo.

Nace la idea de que la propia arquitectura en su fachada frontal haga la función de filtro y bloquee por completo la relación frontal con el parque y la acera en planta baja. Con este concepto, se divide el programa de la vivienda en 3 elementos principales con sus condicionantes espaciales diferenciados. Los servicios son parte del filtro de bloqueo de la primera planta, los espacios íntimos se ubican en la segunda planta con aperturas hacia el parque para potenciar la vista y los espacios sociales hacia la parte posterior del lote para poder relacionarse directamente con el exterior privado.

Como solución a la problemática de que el ingreso principal debe estar relacionado con la parte frontal del lote y la necesidad de que esté relacionado también con la parte posterior donde se ubican los espacios sociales, se plantea la generación de un umbral retranqueado del frente que funciona como conector transversal y permite la transición entre público y privado, al mismo tiempo que integra los espacios sociales y contiene la circulación vertical. El conector transversal permite diferenciar claramente los espacios sociales de los de servicios porque ejerce la función de espacio de transición total, entre exterior e interior, entre público y privado, entre social, servicios e íntimo.

Cuando 2 elementos son completamente independientes, entre ellos se crea un espacio vacío. Este espacio genera, dependiendo de la distancia que existan entre los 2 elementos, tensión y atracción. Utilizando esta estrategia fue posible espacializar las necesidades del cliente en el proyecto, solucionar la problemática de servidumbre de vista en la fachada frontal y la conexión del ingreso con los espacios sociales. Además, permite disminuir la sensación de longitudinalidad del proyecto y reduce la cantidad de circulación interior.
Se utiliza al BBQ como núcleo de los espacios sociales, al ser un espacio flexible permite su integración parcial o total con el resto de espacios sociales, produciendo una expansión y compresión espacial que el usuario puede controlar en función de sus necesidades.