RESIDENCIAS CORONADO MC

BAQ2018 
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
Panamá
AUTORES: Leonardo Alvizua, David Bettis, Teófilo Tarazi.

BETTIS TARAZI Arquitectos es encomendado por un cliente para diseñar su Residencia soñada de Playa en el área del Pacífico de Panamá, específicamente en Coronado, Distrito de Chame.

Se nos confía este proyecto especial que se convierte en este espacio residencial que servirá de punto de encuentro de fin de semana o vacacional para la familia de nuestro cliente. Por lo que, a partir de esta idea de descanso, de relajación y de disfrute de la playa y área social, se va desarrollando el concepto de la arquitectura. Siendo el centro de atención la interacción entre la familia, sus invitados y la optimización de las áreas sociales que enmarcan la privilegiada vista de frente de mar.

Uno de los retos a alcanzar en este proyecto fue maximizar los espacios de áreas sociales y zonas verdes en equilibrio con los requerimientos de espacios interiores amplios, lo cual fue logrado gracias a las bondades del propio terreno y una arquitectura eficiente en su distribución.

El proyecto se desarrolla en dos zonas importantes que son la residencia principal y el área social exterior, cuya transición entre ambas se orienta en el sentido de la espectacularidad de la vista hacia la playa.

La residencia principal se conforma de dos niveles en donde se distribuyen todos los espacios propios de la función de habitar y sus áreas sociales. Con un total de 760 metros cuadrados de área cerrada, la casa se va desarrollando a partir de un espacio doble altura imponente que es percibido desde la entrada principal, haciendo a su vez de eje central que conecta visualmente los interiores de la residencia.

La iluminación natural tiene un papel protagónico en el concepto del área social interior, por lo que se abre hacia la fachada Noroeste con una gran ventana que aporta claridad y calidez a este espacio, en una fachada que está igualmente cubierta por un gran alero que protege de las condiciones climáticas propias de la región.

La arquitectura del proyecto es de líneas muy marcadas en volúmenes de gran carácter visual, creándose distintos planos en función de la distribución interior. Bajo cubiertas de losas y una gran cubierta liviana que hace de remate principal de la residencia, elemento que se convierte en uno de los puntos más distintivos de la residencia. En contraste a esta superposición de volúmenes puros, surge la piscina como una composición entre líneas rectas y curvas, dando como resultado una piscina de tres áreas bien marcadas en las que se sitúan los usos de jacuzzi, tanning pool, y una plataforma en la que se ubica el bohío. Esta piscina es el elemento de transición entre lo habitable y el contexto natural, en dirección hacia la playa.

En la residencia fue utilizada una paleta de materiales cálidos que responden al contexto de playa en el que se emplaza, incluyendo piedras naturales, porcelanatos, revestimientos tipo madera y detalles con acentos de madera natural.